viernes, 10 de mayo de 2013

ESPERANDO LA MAGNA, POR MIGUEL CAMPOS.

Todos los cofrades granadinos, que compartimos devoción y respeto hacia los titulares de nuestras respectivas hermandades, con el que, igualmente profesamos a nuestra queridísima y protectora Patrona, nuestra Señora de las Angustias, esperamos con verdadera ansiedad la llegada del día 18 de Mayo. Vivimos en una gozosa e ilusionada espera. Dios Padre nos va a conceder a todos, la inmensa dicha de vivir unos de los acontecimientos más relevantes y significativos de la historia reciente de nuestra querida Granada.

Granada va a demostrar a su Patrona, de forma rotunda y elocuente, que las cosas no han cambiado ni un ápice desde aquel lejano y feliz 20 de Septiembre de 1913, en el que el Arzobispo Meseguer ciñó la corona de reina sobre sus benditas sienes. Vamos a demostrar a nuestra venerada y angustiada madre, que nuestro amor por Ella sigue intacto y creciendo día a día de forma incontenible, que seguimos necesitando de su amorosa protección, para caminar por éste valle de lágrimas, que la invocamos cada vez que la vida nos pone a prueba, que, en suma, como dice la letra de una antigua sevillana…”Que no valemos dos gordas si Ella no nos echa una mano….”

Sin duda será un acontecimiento memorable y estoy seguro que la climatología no empañará nuestras ilusiones, (pero no dejemos de rezar, para que así sea….)

Yo lo viviré, si Dios quiere, con toda la intensidad que mis obligaciones laborales me permitan.

Como hermano horquillero y voluntario para los actos del centenario, tendré el privilegio de colaborar en la organización de tan importante evento en lo que se refiere a organización del público asistente, paso de hermandades ante la Basílica así como escolta de enseres de la hermandad y de la propia imagen de Nuestra Señora de las Angustias.

Cumplidas dichas obligaciones, también trataré de vivir ese día inolvidable con mi familia, que comparte conmigo devoción y tradición. Intentaré estar en todas partes, traslados, cortejos, presentaciones, regresos. Intentaré zambullirme en una Granada, a buen seguro, repleta de fieles y curiosos. Y sé que disfrutaré, explicando a los visitantes con los que ese día me toque realizar mi diaria tarea de guía de la ciudad, qué es lo que está pasando en Granada en ese día, animándoles a que admiren la belleza indescriptible de nuestras imágenes marianas y el amor infinito y desbordante  con el que adornamos sus pasos de palio.

Y les haré saber, igualmente,que para nosotros, una madre es lo primero, que ésta es la tierra de María Santísima y que amamos a Dios sobre todas las cosas, porque a aparte de la propia vida, nos ha concedido el privilegio de vivir en un paraíso terrenal, que se llama Granada.


Miguel Campos García

Hermano de Sta. María de la Alhambra Coronada
Pregonero de la Semana Santa del Realejo 2.013