UN POCO DE NUESTRA HISTORIA.

Nace en la mente de algunas personas vinculadas a la Archicofradía de Nuestra Señora del Rosario - a instancia del Padre Alonso - la fundación de una rama que procesione a la Virgen del Rosario en Semana Santa. Por tanto, la fundación tuvo lugar cuando D. José Alonso López - el cura Pepito - reúne a Oficiales y Horquilleros de la Archicofradía de Nuestra Señora del Rosario, junto a otros miembros de algunas hermandades de penitencia que se habían fundado en Santo Domingo en aquella década de los veinte.


La idea de aquella reunión, era constituir una asociación que fuese una rama de la Archicofradía para procesionar a la Virgen del Rosario el Sábado de Gloria; su proyecto era, que la Imagen titular de la nueva cofradía fuese la misma que la de la Archicofradía. No tenían intención de fundar una Cofradía de Penitencia, por lo que llegaron a una "solución mixta", que duraría poco tiempo.

Determinaron que la procesión se desarrollase en la noche del Sábado, (entonces llamado de Gloria), por tanto, el título sería "Cofradía de la Virgen del Rosario en Sus Misterios Gloriosos". Aunque desde el principio insistían en constituirse en una rama penitencial de la Archicofradía de Nuestra Señora del Rosario, la evolución a penitencial, propiamente dicha, no se haría esperar.


En otoño de 1.927 aprueban la formación de esta rama, redactando en noviembre del mismo año unos Estatutos de régimen interior. Al tratarse de una rama de la Archicofradía, los estatutos de ésta servirían como norma principal de la Corporación; pero no es hasta el 8 de Julio de 1.935 cuando el Cardenal - Arzobispo de Granada, D. Agustín Parrado aprobara las Reglas propias.

Es el 21 de Diciembre de 1.927, cuando la nueva rama de la Archicofradía, queda legalmente constituida y aprobada, por el Cardenal - Arzobispo de Granada, D. Vicente Casanova y Marzol.

Cumple sus primeras salidas el Sábado de Gloria, tras el Dulce Nombre de Jesús (que hoy es uno de los Titulares de la Hermandad de la Cañilla), pero desde la década de los treinta, la Cofradía tiende a cambiar su naturaleza, tornando a penitencial. De hecho, en 1.935 cambia el día de salida, adelantándose al Martes Santo, jornada que mantiene una vez finalizada la guerra civil.

No obstante, el cambio del título, no se haría realidad hasta el 8 de Marzo de 1.942, sustituyendo la acepción de "Misterios Gloriosos", por "Misterios Dolorosos", otorgando así de manera oficial, un carácter penitencial que hasta entonces no tenía.

Una vez convertida en penitencial, y llegado el año 1.948, la Cofradía contaría por vez primera con un paso de Cristo. La Imagen procesionada aquel año, fue la del Señor atado a la columna, de Pablo de Rojas, proveniente del Hospital de San Lázaro, hoy Jesús de la Paciencia, titular de la Hermandad de Paciencia y Penas, con sede en la Imperial de San Matías, imagen que procesionó hasta 1.954

Cuatro años más tarde de la incorporación Cristífera a la Cofradía, procesionarían un tercer paso con el Nazareno de San Bernardo, atribuido a Pedro de Mena, desde 1.952 hasta 1.960, siendo sustituido este Nazareno en 1.961 por el Crucificado de la Expiración.
En 1.953 pasa a denominarse "Muy Antigua, Pontificia, Real e Ilustre Archicofradía de la Santísima Virgen del Rosario, Hermandad de Semana Santa", para ser modificada de nuevo en 1.959 por decreto arzobispal, tomando como título "Hermandad de Semana Santa de la Muy Antigua, Pontificia, Real e Ilustre Archicofradía de Nuestra Señora del Rosario en Sus Misterios Dolorosos".

Jesús de las Tres Caídas reaparece en la Semana Santa de Granada, tras años de ausencia, de la mano de D. José Sánchez - Reina, hermano mayor de la Santa Cena. Fue en 1.959 cuando procesionó con la Hermandad de los Favores, recogiéndose en la Iglesia de Santo Domingo.


Jesús de las Tres Caídas, ya había tenido su propia Hermandad durante los siglos XVII, XVIII y parte del XIX, fundada por el gremio de cocheros, con sede en San Francisco Casa Grande, hoy sede del MADOC. En torno a esta Imagen, surge un movimiento que pretende fundar una Hermandad que le rindiera culto, a comienzos de la década de los sesenta, pero finalmente, se incorpora a la Cofradía del Rosario en 1.961

Aquel año, el de 1.961, estuvo marcado por dos acontecimientos que marcarían el devenir de esta Corporación Dominica. Uno de ellos es la incorporación de Jesús de las Tres Caídas como titular cristífero, y otro fue la Coronación Canónica de la Virgen del Rosario. 
Hasta este momento, tanto Archicofradía como Cofradía rinden culto a la misma Imagen, la de Nuestra Señora del Rosario. Dicha Coronación tuvo lugar el 14 de Mayo de 1.961

Tras aquellos gloriosos años, un proceso de decadencia invade a la Cofradía viendo sustituida la Imagen que hasta 1.964 había sido titular, por una Imagen de la gubia de Aurelio López Azaustre, y que denominarían la Vicaria. Dicha Imagen, tomaba todos los atributos y rangos de Nuestra Señora del Rosario para cada Estación de Penitencia, estando fuera del culto público el resto del año.


Aquella situación le provocó daños a la Imagen, por lo que la Hermandad tuvo que decidir la ejecución de una nueva talla en 1.985, esta vez factura de Miguel Zúñiga Navarro.

El título de la Hermandad se ha visto modificado en varias ocasiones hasta llegar al actual. La Imagen de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas recibe culto anualmente en Santa Isabel la Real, desde la desamortización de Mendizabal, siendo las Madres Clarisas las que cuidan y custodian a esta venerada Imagen, hasta que cada segundo Domingo de Cuaresma, la Hermandad lo traslada en solemne Vía Crucis hasta Santo Domingo.

Esta Imagen, ha permanecido en la clausura del monasterio hasta el año 2.008, en el que las Madres Clarisas atendieron a la petición de la Hermandad, de poder rendirle culto en la Iglesia de Santa Isabel, fuera de la Clausura.