domingo, 12 de mayo de 2013

ESPERANDO LA MAGNA, POR ÁLVARO BAREA.

Una Magna llena de Esperanza

Apenas terminada otra Semana Santa cargada de lluvia (y ya van muchas) hemos vuelto a reencontrar casi las mismas sensaciones que nos encogen el estómago cuando nos adentramos en los preparativos de la Cuaresma.

Esta segunda Cuaresma mía del año estará cargada de verde Esperanza. En Ella se centrará mi experiencia en la Magna: en intentar llevarle al mayor número posible de personas su dulzura, su consuelo, su compañía, su esmerada puesta en la calle, su delicado compás y su importante mensaje de confianza en el presente y en el futuro. Lamentablemente hay muchas personas necesitadas hoy en día de Esperanza, y mi labor del día 18 de Mayo será intentar acercársela lo más posible a todas ellas, más allá del desbarajuste organizativo en el que anda sumido el acontecimiento y la continua improvisación a la que ya estamos más que habituados los cofrades granadinos.

Ojala seamos todos capaces de disfrutar mucho de la presencia de la Virgen en las calles: sea cual sea su advocación y su procedencia. Al fin y al cabo lo importante es dar testimonio de nuestra Fe. A todos os deseo una Magna llena de Esperanza.

Álvaro Luis Barea Piñar.
Hermano de la Esperanza.
Pregonero de la Semana Santa del Realejo 2.008