martes, 14 de mayo de 2013

ESPERANDO LA MAGNA, POR CARLOS FUNES.


Dicen que la Espera desespera. El que les habla desde estas líneas prefiere afrontarla como lo contrario, disfrutando de cada momento previo, cada pensamiento, recuerdo e ilusión que hace de estos días una Dulce Espera.

La ilusión no tiene límites ni fronteras, y esta me embargó con el conocimiento de tan Extraordinario evento a orillas del Pacífico. La Dulce espera de como el inmaculado rostro de la Reina del Rosario se ilumina por los primeros rayos de sol que se cuelan entre la maya de su palio viajó cruzando continentes y océanos y se mantendrá inalterable hasta el 18 de Mayo.

El próximo 18 de Mayo, desde bien temprano, mi pulso se acelerará para sentir como  la Madre del Rosario atraviesa el pórtico dominico que la custodia durante todo el año.

Sé que viviré momentos emotivos cuando atravesemos juntos la puerta de la Catedral y poder cumplir con lo que desgraciadamente y por las cosas de la climatología no pudimos realizar el pasado Miércoles Santo.  Acompañarte durante Tu navegar será la alegría que anhela un hijo tuyo, y que verá como derramas ilusiones y bondades por todas las calles y plazas a tu paso. Pero el momento álgido será cuando estés frente a la Virgen de las Angustias, entonces será cuando podremos ver como dos Reinas muestran su Elegancia y saber estar, una la Reina y Madre de los granadinos y Tu la Reina y Madre de todos los Rosarianos.

Si gran honor tendrán los pocos hermanos que protocolariamente te acompañen para ganar el  Jubileo ante la Patrona de Graná, más aún será el poder acompañarte de la mano en tu traslado a tu casa de Sto. Domingo, mientras de forma Jubilosa y Gloriosa, nuestros hermanos de “La Soledad” de Cantillana pongan la elegancia y alegría musical como homenaje al extraordinario evento que conmemoraremos y por supuesto a Ti, Nuestra. Madre y Reina del Rosario,  gracias al rico patrimonio musical que Atesora.


Carlos Funes Padilla
Hermano del Rosario