jueves, 7 de junio de 2012

PRIMER PREMIO EN ALTARES PARA EL SANTÍSIMO

La Hermandad ha sido galardonada con el Primer Premio por el Altar para el Santísimo Sacramento montado en la Plaza de las Pasiegas. Un año más la Hermandad, con mucho esfuerzo y trabajo, ha levantado un soberbio Altar para mayor gloria  de Jesús Sacramentado. Altar que se monta junto con la AA.VV. de Sagrario-Centro.
A primeras horas de la mañana pasaba el Jurado y antes de que comenzara la procesión que acompaña al Santísimo, recibíamos la distinción del Primer Premio de Altares. 


Si hacemos una lectura del Altar desde la parte superior a la inferior, en la culminación del mismo nos encontramos con una Cruz, símbolo de la Redención, que es el símbolo de Cristo o lo que es lo mismo, Dios hecho hombre; bajo ésta la Inmaculada Concepción rodeada de jarritas de azucenas, símbolo de la pureza de María. Este conjunto remata un templete en cuyo interior se cobijan desde arriba hasta abajo: María Santísima del Rosario, en el Misterio de Su Inmaculada Concepción Dolorosa, imagen de devoción particular, ataviada de color dorado y rojo (color litúrgico sacramental) tema central del Altar: MARÍA SAGRARIO DE CRISTO, bajo el cobijo de su manto en el piso inferior, una custodia, lo cual representa el hecho de que la Virgen en el interior de su seno albergó al Hijo de Dios, en este caso representado con una custodia de Plata.
En el siguiente piso, un sagrario abierto de par en par de cuyo interior rebosan frutas y flores de todos los colores, que simboliza todos los bienes que Cristo nos brinda: amor, entrega, perdón, redención, que se derraman por el altar hasta llegar a nosotros. 
El conjunto del templete esta sostenido por decenas de columnas que representan los pilares de la Iglesia que circundan a Cristo y a su bendita Madre.
A ambos lados del templete encontramos al Arcángel San Miguel, protector de la Iglesia y a San Gabriel, quien anunció a María que iba a ser la madre del Salvador.


Delante del Altar una mesa que representa la última cena de Cristo con 13 velas, una de ellas apagada por Judas y una roja representando a Cristo. Todo ello acompañado por pan, vino, espigas y uvas y demás elementos eucarísticos; y a los pies de la misma un taburete, una jarra, una palangana y un sudario que simboliza el lavatorio de hizo Jesús a los apóstoles. 
El exorno floral ha sido una composición de gladiolos, lilium, azucenas y rosas de pitiminí, todas blancas.










Desde aquí damos las gracias a todos y cada uno de los hermanos que habéis ayudado en las tareas de montaje y desmontaje del Altar.