lunes, 5 de marzo de 2012

DE NUEVO EN SANTO DOMINGO.

Otro año más, el Señor ha regresado a Santo Domingo, y lo ha hecho con la compañía de toda Su Hermandad.


La cita dio comienzo a las 18 horas en Santa Isabel la Real, donde celebramos solemne Eucaristía, oficiada por el capellán de nuestras Madres Clarisas, el Padre Serafín. En el transcurso de la misma, nuestros hermanos María, José María e Inmaculada, componentes de nuestra Capilla Musical, estrenaban la obra "Las Tres Caídas" de Alberto Barea Tejada. El "ordinario" de la misa, ha sido cantado por nuestras Madres Clarisas, que como cada año, celebran la Eucaristía junto a toda la Hermandad.



Alrededor de las siete de la tarde comenzaba a salir de Santa Isabel el cortejo que ha acompañado al Señor hasta Santo Domingo. El mismo, ha estado compuesto por 56 parejas de hermanos con cera. Además, numerosos cofrades esperaban a Jesús de las Tres Caídas por cada una de las calles que ha recorrido hasta llegar al Realejo. 


En la Iglesia de San José, una representación de la Hermandad de María Stma. de la Aurora Coronada con su Hermano Mayor al frente, ha recibido a nuestra Corporación, rezando con nosotros una de las Estaciones del Vía Crucis.

Una vez adentrados en el Barrio, el Señor ha vuelto a hacer Estación en la que fue Su Casa desde el s. XVII, el Convento de San Francisco Casa Grande, hoy sede del MADOC. Allí nos ha recibido el Teniente General Jefe, Sr. D. Francisco Puentes Zamora, sumándose a la Hermandad en el rezo del Vía Crucis.

La última de las Estaciones se ha rezado en el Altar Mayor de nuestra sede canónica, en el que se ha encontrado un año más con los Titulares de la Hermandad de la Santa Cena.

Ya está el Señor a las plantas de Su Bendita Madre, Nuestra Señora del Rosario en Sus Misterios Dolorosos.


A lo largo de la semana ofreceremos más imágenes de cuanto ha dado de si la tarde de este segundo Domingo de Cuaresma, gracias a la labor de nuestros colaboradores. Las instantáneas de hoy, se las agradecemos a nuestro hermano Manuel Puga.


Enhorabuena por tu trabajo, Manuel.