domingo, 18 de marzo de 2012

ANTONIO LÓPEZ Y MIGUEL LAPRESTA INSIGNIAS DE ORO 2.012

Ayer, tras la Función Principal, la Hermandad celebró la tradicional cena, en el Hotel "Los Ángeles". Durante el transcurso de la misma, se dio lectura al acta de concesión de la Insignia de oro a dos hermanos.





En primer lugar, merecido reconocimiento a nuestro hermano Antonio López Martín. 


Antonio ha sido miembro de esta Junta de Gobierno durante 28 años. Llegó a nuestra Hermandad en 1.984 y ha ocupado diferentes cargos como Hermano Mayor, Teniente de Hermano Mayor y Diputado Mayor de Gobierno. En la actual junta, es Consiliario primero.


Antonio acogió emocionado dicha mención, agradeciendo la concesión al mismo tiempo que agradeció la compañía de todos y cada uno de los hermanos que hacen posible la realidad actual de nuestra Hermandad, en especial "a la gente joven que viene empujando con fuerza".


A continuación, nuestro Teniente de Hermano Mayor, dio lectura a la siguiente acta mediante la que se recogía la concesión de la insignia de oro a otro hermano en reconocimiento a su trabajo continuado siempre en pro de la Hermandad, Miguel Ángel Martínez Lapresta.



Migue, como todos lo conocemos, recibió emocionado esta insignia, junto a las palabras que nuestro Hermano Mayor le dedicó, recordando muchos de los momentos compartidos, sus ocurrencias, su humor, y todo cuando ha dado a esta Junta de Gobierno.


Migue llegó a la Hermandad en 1.996. Ocupó el cargo de la vocalía de juventud durante dos años pasando después a ocupar la priostía, cargo que ha desempeñado durante los últimos catorce años de su vida, y desde el que ha dejado a la Hermandad inmejorables instantáneas fruto del trabajo que ha realizado siempre con la única finalidad de dar mayor honor y gloria a nuestros Sacratísimos Titulares. Algunos de esos altares, los podemos recordar aquí:





Y un sin fin de montajes y decoraciones de la Casa de Hermandad, siempre con el ingenioso sello de nuestro Prioste primero.


Migue también tuvo emocionadas palabras de agradecimiento, a su familia, presente anoche en la cena, y a su familia rosariana, porque Migue destaca de su Hermandad la condición de ser una gran familia.

Agradeció a todos y cada uno de nosotros el trabajo que se hace, en especial la colaboración con la priostía.

Vuestra incondicional entrega, el tesón, la fuerza y la ilusión que habéis imprimido a la Hermandad os hacía merecedores de esta distinción.

ENHORABUENA HERMANOS.