martes, 9 de marzo de 2010

PREGÓN DE LA SEMANA SANTA DEL REALEJO - ANTONIO VALENTÍN GARCÍA MORÓN

Como anunciamos el pasado domingo, aquí ofrecemos - de mano del Pregonero - el Pregón del Realejo de este año 2010. Gracias Antonio Valentín


DEDICATORIA:

A la princesa de mi casa, mi hija Claudia
A la capataza de mi vida, mi mujer Lorena
A mi padre, por enseñarme a querer al Realejo
A mi madre, por parirme en el Realejo
A mis hermanos por estar siempre a mi lado en el Realejo
A mis sobrinos por ser la chispa del Realejo
Y a ti, Virgen de la Victoria, por hacerme costalero en el Realejo



Madre mía de la Misericordia
Me han encargado un cometido
No me extraña maestro “Antoñín”
Todos pensamos que eres el que más sabe

Si…pero esto no es el Jardín del Edén
Esto es el Campo del Príncipe, pulmón del Realejo
Aquí no hay árbol del bien y el mal
Ni serpientes tentadoras, ni frutas prohibidas
Solo está tu hijo de los favores
Que nos sirve como testigo

Pues ya sabes “Antoñín”
El Realejo confía en ti
Saca tanto conocimiento apilado tras esas gafas de pasta
Y demuéstralo

Pues para empezar, madre mía
En el Domingo de Palmas
Nos vamos a la Catedral del Realejo
Iglesia de Santo Domingo
Para que aparezca la Cena del Señor sobre rocalla
Con medidas imponentes
Y una salida valiente
Y tras ÉL….la que vamos a llamar “La Novia del Realejo”
Destilando esencia costalera y aroma de Victoria
Para todo el Domingo de Ramos

Llegando el lunes, madre mía,
Nos vamos al convento de las Madres Comendadoras
Para que el Señor ore en Getsemaní por la calle Santiago
Tras desafiar a la gravedad en su variación de salida
Y junto a ÉL el mejor ejemplo de la belleza hecha mujer
Que lleva por nombre Amargura

¿Y para el martes santo, maestro?
El martes santo lo tengo grabado con fuego en mi corazón
Porque de la Parroquia de Santa Escolástica
Va a salir con paso sereno y mirada profunda
Mi Soledad de Nuestra Señora…. Señora de mi vida
Y ese Señor que supera con Humildad las burlas de los sayones
Sedente, con corona de espinas y con una cañilla en la mano
Que yo en plata la tengo guardada

Y para el miércoles santo… y sin movernos del sitio, madre mía
Saldrá el Señor caído del Realejo
Con rodilla en tierra, cruz a cuestas, natural melena,
Coreografías imposibles y sones realejeños de blanco traje
Y tras ÉL… esa marejada de aire fresco
Que trae la devoción dominica por excelencia
Virgen Marinera
Rosario de Salve, empaque y señorío
Y para el jueves santo, Virgen mía

El Realejo es tan sabio que deja un día en medio para descansar
Para recobrar fuerzas
Y esperar con más ganas, aun si cabe
Ese viernes santo a las tres de la tarde
En que de nuevo la Soledad de Nuestra Señora

Se postrará, a toque de cornetín,
A los pies de tu hijo el Cristo de los Favores
Representado a toda Granada
Para pedir en cada una de sus llagas
Por esa Salud y esa Paz que tanto falta

Y por la tarde saldrás Tu Misericordia
De tu Iglesia de San Cecilio
Para que tu barrio te lleve en volandas a Granada
Y te devuelva más tarde de madrugada
Porque Tu eres “el amor de mis amores”

Y casi sin descansar, tendrías que salir a recibir
Como buena anfitriona en sábado Santo
A esa reina de paso plateado
Que vive en un palacio
para ver el final de su hijo en su regazo
Virgen de las Angustias Coronada
de Santa María de la Alhambra

Y para terminar
Con una jornada triunfal
Tenemos que volver a la Catedral
Para que Santo Domingo se vista de infancia, ingenuidad y chiquillería
Cohetes, campanillas y sobre todo alegría

Pero yo te digo Madre mía
Que para organizar este día
Dichoso de la Resurrección
Vamos a pedirle consejo
A Paco González Arcas
Que de esto sabe un montón

Pues ya solo me queda decirte, madre mía
Que el trabajo para el que he sido encomendado
Lo doy por finalizado

Solo me queda verte coronada
Y ya me puedo morir tranquilo
Por eso hoy grita el Pregonero
Pero en boca de su padre

¡¡Viva el Realejo y su gente!!
¡¡Viva el Realejo y sus calles!!
¡¡Viva el Realejo y sus Cofradías!!

Y disculpen mi osadía
O quizás mi chulería
Y perdónenme si me alejo
Pero el origen de la vida
Está en el REALEJO

Reverendas y acogedoras Madres Comendadoras que cobijaron a
mis abuelos bajo su techo a mediados de los años 80.

Señor representante de la Real Federación de Hermandades y
Cofradías de la Ciudad de Granada.

Señores Hermanos Mayores y Juntas de Gobierno de las
Hermandades de penitencia del Realejo.

Señora Presidenta de la Asociación de Vecinos del Barrio.
Amigos, pregoneros de años anteriores, cofrades y cofrades del
mejor barrio del mundo.


Novillero de la palabrería…

Este toricantano de la pluma y el papel, se presenta hoy totalmente desmonterado, sin haber dado más muletazos en la vida, que el de haber presentado a un amigo y el de dedicarle unas líneas a un hermano escritas con la sangre que nos une.

Este novillero de la palabrería se presenta hoy en la “Maestranza de la Pregonería” sin más defensa que el costal, la faja, las zapatillas y 23 años de muchas chicotás disfrutadas en las calles de este bendito barrio.

Este acumulador de palabras, que nunca pregonero, se presenta hoy aquí, con el único objetivo de poner el corazón encima de este atril, de sacar del zurrón tanta vivencia almacenada y de que salga a la luz tanta ilusión acumulada durante los últimos 4 meses.

No puedo dejar pasar sin agradecer las hermosas palabras que me ha dirigido mi presentador, unas palabras totalmente inmerecidas, al igual que exageradas pero ¡¡se nota que eres mi hermano¡¡. Devolverte el cumplido sería muy fácil para mí y no creo que sea el momento, simplemente decirte que: eres mi hermano y mi costalero, eres mi amigo y mi consejero y
después de esta presentación aunque tu no quieras, eres mi pregonero. Eternas Gracias Doctor.

También me gustaría agradecer a todos esos que me dieron muestras de apoyo cuando se hizo oficial mi nombramiento como pregonero y sobre todo a aquellos amigos que me dieron palabras de ánimo y me empujaron para que hoy estuviera aquí, con la papeleta de sitio en el corazón y la venia concedida por ustedes, para dar la chicotá de mi vida.

Seguramente os extrañará el atuendo que hoy utilizo, pero entiendo que la oficialidad del acto así lo requiere y para el momento más importante de mi vida cofrade, solo podría utilizar el traje mas especial que había en mi armario, probablemente habrá otros atriles que tengan más pomposidad, mas empaque o quizás más protocolo, pero para mí es el mejor de los atriles, el atril soñado y un balcón privilegiado de geranios colgados y forja granadina en el que voy a ver pasar la cofradías de mi barrio.

Este que hoy les habla, es nacido en el REALEJO, criado en el REALEJO, enseñado a querer al REALEJO e impactado por el REALEJO, sobre todo cuando veía en el portal de su casa de la Placeta del Lavadero a unos adolescentes permanentemente hablando de costalería y que después se trasladaron a la calle San Pedro Mártir para crear el cuerpo de hermanos
costaleros de la Virgen de la Victoria o cuando Antoñin me llevó junto a su sobrino Antonio Ángel a la calle Escutia a una casa de Hermandad para ver nacer la cuadrilla de hermanos costaleros de la Cañilla.

Este humilde cofrade, que a veces es criticado por querer a dos mujeres a la vez y no estar loco…una en el Domingo de Ramos y otra en el Martes Santo…porque la Esperanza es lo último que se pierde.

Hoy os puedo asegurar, que me considero el vecino más orgulloso de este barrio. La gente que me conoce, sabe que cuando me propongo algo, me involucro de tal manera que no dejo ni un resquicio de mi cabeza libre para otra cosa que no sea el objetivo marcado.

Por esa razón, entiendo ahora cuando los más cercanos a mí, me recetaban una urgente y pronta visita al psicólogo, ya que desde el mes de Octubre en que el arriesgado Hermano Mayor de la Hermandad de la Cañilla me llamó para comunicarme mi nombramiento como pregonero del REALEJO 2010, las noches de insomnio se han repetido una tras otra….pero bueno…siempre es bueno que haya niños… y las ojeras que se marcaban en mi cara se las achacaba al llanto nocturno de mi hija.

Pero junto a esto, tenía otra dificultad añadida…y es que a estas horas de la tarde probablemente estaría dirigiendo un partido de Futbol- Sala en cualquier lugar de España.

….Y ahora me dicen ustedes ¿Quién le explica al Presidente del Comité de Árbitros de la Federación Española de Futbol que soy el Pregonero de Realejo y que el día 6 de Marzo no puedo arbitrar?

Bueno… pues tras una conversación telefónica de más de 20 minutos explicándole con todo lujo de detalles los pormenores del pregón, así como con mis mejores palabras hacerle llegar lo que esto significaba para mi, incluso me comprometo a mandarle los recortes del periódico para que viera la magnitud del acto.

Una vez terminada mi exposición… mi Presidente me responde: que si lo que tengo que dar es un “mitin” al ver mi tono de voz creo que interpreta que no es la palabra correcta y entonces, con la seriedad que caracteriza este tipo de gente me dice…bueno Antonio Valentín no te
preocupes que no tendrás problemas para dar tu “discurso”.

Al oír yo tan semejantes términos, no quise entrar en valoraciones técnicas acerca de la diferencia entre pregón, discurso o mitin pero cuando ya me hace la siguiente pregunta y me dice… ¿y qué es el REALEJO?....ahí ya me sale el ramalazo granaino y rotundo y le digo el REALEJO es el mejor barrio del mundo.

Pero una vez superada la visita al psicólogo, y una vez que me habían facilitado el poder estar libre el día de hoy, solo me quedaba poder llegar a mi casa estas noches de cuaresma y no encontrarme las maletas en la puerta…pero si, aunque parezca mentira si me encontré las maletas en la puerta, pero unas maletas llenas de educación, respeto y sobre todo comprensión por parte de mi mujer, porque tú Lorena eres la “Capataza de mi vida”, eres la que sabes igualarme en el sitio adecuado, eres la que levantas el paso cuando me ves preparado para ello, eres la que arrias el paso cuando me ves cansado y eres la que me das una palabra de ánimo cuando más lo necesito y sobre todo eres la que me has dado esa “aguaora” tan bonita que tenemos por hija y que me da esos sorbitos de aire fresco para seguir de frente en la vida.


El Realejo y sus personajes…

¡¡ Que grande eres REALEJO¡¡

Tengo que confesarte que tuve miedo a enfrentarme a ti y te tengo tanto respeto que no podía mirarte a la cara y hablarte, pero después de pensar en ti las 24 horas del día ya te considero parte de mi familia.

REALEJO yo nunca sabré decirte cosas hermosas, yo no sé de blondas ni partituras, ni de altares ni bacalás, ni bordados ni adornos florales, si acaso he aprendido algo de costales, pero lo que sé seguro, es que sé quererte y disfrutarte y con eso y solamente con eso hoy me pongo
delante de ti REALEJO para pregonar tu Semana Santa.

REALEJO…cuanto te echo de menos cuando estoy días sin verte, tanto que necesito un poquito de ti para seguir respirando.

REALEJO tu eres tan completo que cuando por otros lares al recoger su Hermandad, en la iglesia solo se le ocurre decir ¡¡ya se ha acabao la Semana Santa¡¡ aquí en tu barrio tenemos hermandades en la calle toda la semana.

REALEJO en tu pregón es difícil decir al final ¡¡He dicho¡¡ porque este pregón hay que dejarlo abierto para que tú lo vayas escribiendo día a día, yo no sabía por donde empezar porque tengo tantas cosas que decirte y no sabía como terminar porque siempre me quedarán cosas pendientes de decirte REALEJO, tu eres el núcleo de la Semana Santa de Granada, tu eres
la fuente de la que bebe toda la ciudad cofrade, pero tú REALEJO no eres independiente como algunos van promulgando, ya que por la forma del barrio, las dimensiones de sus edificios y lo variopinto de sus habitantes tiene algunas limitaciones pero todo eso, es contrarrestado por la esencia pura de tus cofradías.

REALEJO, tu para mi eres el paraíso terrenal al que todo el mundo aspira, pero tú eres tan listo que sabes complementarte y nutrirte de los pequeños paraísos que te rodean.

REALEJO, tu eres tan sabio que acoges a todo el que llega, pero tu astucia te lleva a quedarte con lo mejor de cada casa, cualquier persona que se integre en una Hermandad del barrio no podrá abandonarla por nada del mundo, cualquier costalero que se calce un costal en nuestras cofradías, disfrute de nuestros pasos y sufra nuestras calles podrá decir: soy costalero del Realejo, cualquier nazareno que vista su túnica y lleve su vela por nuestro recorridos, podrá decir: soy nazareno del Realejo y cualquier mujer que se coloque la mantilla, lleve su rosario y supere nuestro empedrado con sus elevados tacones, podrá decir: soy camarera de la Virgen en el Realejo… y eso sin lugar a dudas te otorga una categoría especial.

REALEJO algo tendrás cuando muchas cofradías tienen que venir a ti, a poner sus cruces de Mayo en tus rincones y fachadas, porque el entorno y la decoración ya la pones tú Realejo.

REALEJO yo soy el primero que cuando salgo por la puerta del Perdón el domingo de ramos con mi Victoria de mi alma, digo “vámonos pal Realejo, vámonos pal 009, el código del arte” pero el Realejo tiene tanta categoría que sabe que vamos al mejor barrio del mundo, pero sabe
que venimos de la mejor ciudad del mundo, porque Granada es la tierra donde hay que darle una limosna al ciego porque tiene pena de no ver un paso de palio por sus calles y Granada como dijo Agustín Lara es la tierra soñada por mí.

Pero REALEJO, tú y tu Semana Santa no sería nada sin tu gente, por la peculiaridad de tus vecinos, la especialidad de sus personajes y el amor propio de tus cofrades hace que la Semana Santa del Realejo sea la más grande.

Por eso, la Semana Santa del Realejo no podrá entenderse sin el bueno de Manuel Padial, más conocido como “Manolón”, siempre quitándose la vida por su juventud cofrade… qué sería de la operación carretilla, el pregón de la juventud o el belén de la Cañilla sin la figura de
“Manolón” siempre con su cartera bajo el brazo.

Si hablamos del arte del barrio, no podemos olvidarnos del gran José Carranza “Wily”, que le daba igual que su Virgen viniera con palio que sin palio, que él llegara al martillo o tuviera que arriar a la voz, pero siempre delante del paso tenía la frase correcta, en el momento idóneo y con su eterna postura de manos atrás porque…el arte no es pasar frio.

Al referirnos a la hospitalidad del barrio, hay que hablar de “Pepe el Sota”(q.e.p.d), continuada por su hijo Toni, porque la Cueva del Sota ha visto crecer hermandades, diseñar pasos, elaborar igualás incluso fundarse casetas de feria, siempre dando cobijo cofrade.

Para hablar de fidelidad, hay que nombrar a Manolo Martin de la Alhambra con su martillo propio en la mano para fiscalizar costaleros, paso y capataces e inmortalizar la famosa frase de: ”sois la única cuadrilla que salís en pasión y volvéis en resurrección”.

Si nombramos al “Collejo” se no viene a la mente simpatía, amabilidad porque en su droguería de la Calle Molinos te atienden de tal manera que le compras un lejía de un euro y te tratan con un cariño como si le hubieras comprado un piso en Puerta Real.

Esta gente hace grande al Realejo y hace grande su Semana Santa, como por ejemplo Paco Cañas con sus glorias, su corrala y sus visitas a las hermandades en navidad para cantar un villancico alhambreño o Miguel el Cristalero relatando con su humor exclusivo cuando era contramaestre en la Misericordia o Carlos Fernández defendiendo el barrio a capa y espada,
a su manera con guitarra en mano y con R de Realejo y porqué no…Mari Carmen Sáez, porque ojalá hubiera muchas Mari Carmen Sáez en nuestras cofradías.

Y qué me dicen ustedes de la empresa totalmente consolidada y casi cotizando en bolsa que existe en el barrio y que te cede personal anónimo y remunerado para portar nuestros pesados estandartes, a la vez que nos coloca toda la cartelería cofrade posible por un módico precio…Esto solo pasa en el Realejo.

Pero para mí, el personaje más ilustre y el que ha dado más gloria al Realejo se llama Antonio Sánchez Osuna “Antoñin”, teniendo en cuenta que hay muchas calles en la ciudad dedicadas a pintores, músicos, periodistas, doctores en incluso algún ciclista que otro y hasta un payaso,
que no dudo yo de su merito para obtener dicha mención y considerando que esta idea viene de antes y que no nos podemos olvidar que tiene el titulo honorifico otorgado por el Excmo. Ayuntamiento del Diploma al merito de la Ciudad de Granada por su lucha por nuestra semana santa, por ser maestro de capataces, maestro de cofrades y maestro de personas… por ser un hombre entrañable, cariñoso y cofrade ejemplar… y porque en su Soledad siempre demostró Humildad… y porque la Semana Santa del Realejo tiene tanta categoría por personas como él y porque reconocer a Antoñin es reconocer a nuestra semana santa y por tantas cosas más y aprovechando que hoy está aquí la Presidenta de la Asociación de Vecinos
y todos los hermanos mayores de las cofradías del barrio, SOLICITO con la fuerza que me dá el micrófono y desde este balcón privilegiado, una calle en el barrio y sueño con una placa de cerámica que diga AL CAPATAZ, ANTONIO SANCHEZ OSUNA “ANTOÑIN”.


Este año faltará una campanilla

Para ser del REALEJO…hay que saber disfrutar el Domingo de Ramos y puedo asegurar sin temor a equivocarme que no es un Domingo cualquiera, es un día grande, día de póstulas, día de traje mañanero con altar cofrade en la solapa, día de ropa de estreno, día de visita obligada a capillas cercanas, día de mucho carro y pocas aceras, día de mirada al cielo, día de abrazo sincero con amigos del alma, día de jóvenes monaguillos criados en torno a una placeta, día de ojos llorosos, día de corbata negra regalada por una amiga, día de mirada cómplice con mi capataz, día de subir con el costal bajo el brazo la misma cuesta de siempre con los mismos amigos de siempre y en definitiva… día de misterios.

Pero tu REALEJO, en sí eres una cofradía, y como toda cofradía se abre con la cruz de guía, y la cruz de guía del REALEJO está en la Plaza de Santo Domingo, el domingo de ramos, en una anhelada tarde soleada para oír los primeros acordes musicales y el primer martillo en el paso de la Cena, para ver salir el misterio de los misterios, a ritmo de tambor flamenco, sin el izquierdo por delante porque no hay miedo adelante, para después romper con esa majestuosidad y esa fuerza que solo tiene el 9 palos del Realejo.

Ese paso que viéndolo de lejos se aprecia aun mejor la grandeza del mejor Cenáculo del Señor y que viéndolo de cerca se siente todavía más pura la eucaristía. Ese misterio del pan y el vino que nos acerca a un jueves de Corpus y que lo lleva el inconformismo costalero con ansia de perfección, lo lleva la espiga de la amistad unida por un costal, lo lleva la uva del sudor del trabajo bien hecho y lo lleva mi gente buena de la Cena, fuerte pa arriba mi gente grande grande de estatura, pero más grande de corazón, de casta, de conocimiento y de categoría costalera…y ante todo SIEMPRE DE FRENTE HERMANOS.

Para ser del REALEJO… se te tiene que levantar el orgullo granadino cuando ves a Santa María de la Alhambra atravesar la Puerta de la Justicia, con el repique de campanas de la Torre de la Vela, cuando la Señora Alhambreña va superando las 5 rampas de la puerta que tan bien definiera Ángel Luis Sabador en su pregón, mientras tanto Antonio “el de la cruz” se estará preparando en el cielo para lo que tantos años hiciera, que es subir y bajar la cruz cuando la Hermanad se lo pidiera.

Pero en el REALEJO los momentos se hacen embrujo y el arte se hace coincidencia, el azar y la magia de este bendito barrio hizo que en el 2008 se miraran cara a cara las dos vírgenes coronadas del barrio, Misericordia y Santa María de la Alhambra frente a frente coronando un barrio entero.

Para ser del REALEJO…también hay que demostrarlo fuera del barrio, y la Hermandad del Rosario lo va demostrando allá donde va, porque ver a esta Hermandad en la calle hace que se traslade tu conciencia a otros lugares soñados y hace que uno se sienta orgulloso de pertenecer a ella y pertenecer al REALEJO.

Esta afirmación encuentra su máximo esplendor en su paso de misterio del Señor de las Tres Caídas que da igual que lo veas en tribuna o en Varela, de salida o del moro pal ante, en la Catedral o en calle Elvira, aunque si mi amigo Miguel Almagro ve la puerta de los Hospitalicos abierta, se mete la mano en el bolsillo porque caído bajo la cruz y al compás de tus rosarios, tu cuadrilla va derrochando arte porque le sobra.

Pero de recogía al Señor le cambia la cara, se le nota distendido, alegre y contento porque sabe que va a su casa, y su casa durante todo el año tiene que ser Santo Domingo, junto a su madre y con sus cofrades y como dice su capataz, ¡Gloria al Realejo y al cielo Tres Caídas¡.

Para ser del REALEJO…hay que saber degustar las buenas variaciones y por eso es de ineludible presencia cualquier revirá realizada por el misterio del Huerto, ya sea la desafiante de la salida, la realejeña de Santiago con Jarreria o la que quedará en nuestro recuerdo de la
intersección de San Matías con Navas, donde el Señor de la mirada al cielo no necesita que se lo presenten al pueblo porque Él va despojando amargura a manos abiertas todos los años, donde los querubines de peinado impecable que adornan ese canasto barroco casi rozan su flequillo con la fachada, donde se deja ver un exquisito trabajo costalero sobre los pies para después irse de frente con el poderío y la categoría que tiene la gente buena del REALEJO.

Para ser del REALEJO… sería un pecado mortal para el que se pierda uno de los momentos estelares de la Semana Santa del REALEJO… y ese es en la madrugada del domingo de ramos al lunes santo, en esa escalinata en espiral que da acceso al campanario, una vez que se suben unos cuantos peldaños y giras la cabeza, te encuentras una ventana, pero no es una ventana cualquiera, es la ventana del REALEJO, la que tiene el más bello paisaje que nadie pudiera imaginar, la que acoge esa cara que desprende a partes iguales amargura y belleza sublime, la que al contemplarla no sabes si estás dando un paseo por la gloria o es la gloria la que se ha cruzado en tu mirada, esa que horas más tarde saldrá de su patio a los sones de la marcha de las marchas que lleva su nombre.

Divina comendadora
Rezos de reja y clausura
Corona futura que implora
¡Qué guapa vas Amargura!
En tu calle de salida
Santiago de azul y plata
En tu palio de nobleza
Paradigma de belleza
Que Morente te cantara
Con su flamenca saeta
Siempre serás tú, Amargura
Manantial de amor y dulzura
Y la dolorosa de Granada

Para ser del REALEJO…hay que saber ser del REALEJO como la Vice-Hermana Mayor de la “Cañilla” que sabe cumplir años coincidiendo con el pregón de su barrio, felicidades Isa, pero para ser del Realejo también hay que saber representar a nuestro barrio y esto lo hace a las mil maravillas nuestra Hermandad de la “Caña”, y digo nuestra porque en el Realejo todos somos un poquito de la “Cañilla” porque esta Hermandad no está hecha en el Realejo, está hecha del Realejo, porque cuando esta Hermandad entra en carrera oficial, se nota que ha entrado el Realejo, y se nota la impronta de Hermandad decana del barrio, y se nota la mesura y la cordura en la toma de decisiones… pero a mí hay un momento que me gusta sobremanera, y ese es cuando el azar del urbanismo ha llevado a la Hermandad a tirar por la Plaza de los Girones, y ahí es cuando el Señor de la Humildad con sus potencias puestas con todo el cariño del mundo y su misterio vestido este año para la ocasión, se adentra entre los árboles, el incienso inunda al Señor, su cuerpo de acólitos perfectamente colocados y un redoble de tambor que anuncia “al Señor de Cañilla” por su dulce nombre, porque aquí hay pentagrama de Humildad, hay música de medalla en pecho, música de acompañamiento a su Cristo, música de muchas horas de Soledad y ensayo aguantando el frio y el relente de un patio de colegio y en definitiva música de hermanos que hace que ese momento destile ese
carácter añejo, ese sabor, esa enjundia y ese duende que tiene el Realejo en martes santo.

Y para terminar la noche cuando el Señor está ya en su casa, la plaza se impregna de Soledad, porque tu Señora nunca tendrás Soledad, porque a ti siempre te acompañan tus hijos, como se demuestra que en un cabildo de elecciones se presenten más de 200 hermanos a la convocatoria y de ahí se desprende la categoría y la madurez de una hermandad hecha cofradía para un solo día, porque tu Señora nunca tendrás Soledad si hasta Alberto Domínguez se va a calzar el costal para no dejarte sola, porque tu Señora nunca tendrás Soledad porque a ti te acompaña un angelito que con sus tenazas apretará los tornillos de la solida base en que se aposenta tu hermandad, porque tú Soledad de María no necesitas ni candelerías ni tocados, ni campanilleros ni pasos dorados, ni un palio que mover, tú sola con tu sudario te sobras y te bastas para transmitirnos sin estridencias y sin alardes, esa ternura y esa bondad que te da una madre para ir repartiendo REALEJO allá donde vayas.

Soledad de Nuestra Señora
El martes santo solemne
En caoba y plateada
Y el viernes santo silente
Con su escalera atrás anclada
Que un día Granada te espera
Siendo Soledad de María
Y el Campo del Príncipe se esmera
Pa recibirte al medio día
Siempre andando tan prudente
Al martillo voz relajada
La fidelidad de su gente
Y la levantá sosegada
Un sudario en tu cruz atada
De corazón obsequiada
Reina y madre de Santo Domingo
Y la Señora más amada

Para ser del Realejo…hay que saber que el niño facundillo de Dulce Nombre se presenta, a través de un christmas navideño, para llamar a la puerta y decirnos que el día 25 de diciembre nace en un belén de la “cañilla” para morir un viernes santo en el Campo del Príncipe y que un domingo por la mañana resucite en delirio a hombros de los más jóvenes en Santo Domingo para presentarse en la Catedral a media mañana y salir a medio día, porque el Sr. Arzobispo ve la iglesia llena, y hay que recordarle que a los niños también se le pega el arroz.

Esos niños que luchan por meterse y no quieren salirse y cuando se hacen mayores algunos solo luchan por salir en la foto y poco quieren meterse.

Porque los niños no entienden de peleas con el palo, ni de batallas ganadas a la trabajadera, pero si saben mucho de bondad, de nobleza, de ingenuidad, de respeto, de ilusión y de obediencia que tanto nos falta a los mayores.

Esos niños que pueden nacer en cualquier lugar de España o en cualquier lugar de mundo porque el cordón umbilical estira de tal manera que hace que salga de cualquier punto y que llegue al cariño de un hogar y ese hilo rojo te envuelve con tanta intensidad que se forma un ovillo de familia difícil de quebrantar.

Esos niños que los estamos educando en lo cofrade y que este año más que nunca tocarán la campanilla alegre y nazarena a merced de un dulce nombre porque esta levantá si que es ¡¡a la verdad!!

Este año facundillo, te voy a presentar varias campanillas nuevas para tu cortejo, Celia, Cayetano, Claudia y sobre todo Fernando y la pequeña Alba aunque ellos ya te conocen de sobra porque sus padres y sus abuelos le han hablado mucho de ti.

Pero este año facundillo, tu “eres mi luz”, cuando tu banda te toque “ante mi padre del cielo” te faltará una campanilla en tu cortejo y te notaré algo raro en tu mirada, porque echarás de menos a un costalerito tuyo que se llamaba Agustín y que salió de casa de su abuela para subir las escalerillas de cielo y juntarse con su abuelo Paco para cogerse de la mano y tocar a la vez la celestial campanilla de la gloria facundilla.

Para ser del Realejo…

Pero para ser de REALEJO hay que hacer más cosas en el REALEJO.

Para ser del REALEJO…ha habido que subir la cuesta del “pescao” con una mochila repleta de libros en la espalda y subir los escalones de la Cuesta Monteros en los que si das una zancada te quedas corto pero si das dos pasos te viene largo.

Para ser del REALEJO…ha habido que comprarse chucherías en la Encarna “la chusqueles” y pegarse las “calcamonias” con el agua de la fuente del Campo del Príncipe, fuente que emana y escucha tanta tertulia y conocimiento cofrade.

Para ser del REALEJO…te has tenido que pelar encima del caballito que tenía Pepe Barrales en su peluquería de la Plaza del Realejo. Para ser del REALEJO… te has tenido que “echar las rodillas abajo” en las famosas piedras del Campo del Príncipe en una tarde de primavera cuando tu abuela no paraba de mover al abanico sentada en un banco.

Para ser del REALEJO…hay que seguir subiendo al “Palace” por la cremallera y seguir diciéndole al colegio José Hurtado la División Azul o incluso los más antiguos le dirán “El Penal” y poder ir al Cine “Canuto” en vez de a la Sala Príncipe y comerse una papa asada en una tarde de verano al grito de ¡¡Perdices, no se me agolpen, de dos en dos¡¡.

Para ser del REALEJO…te has tenido que sentar en un banco del Campo del Príncipe con tu primer amor vestida de uniforme.

Para ser del REALEJO…has tenido que aprender a jugar a la ronda en el Bar Pitres que había en la Calle Jarreria, escuchar los mejores cantaores de flamenco de la época en el “Faquillas” de to la vida y ensuciarse los zapatos de serrín y comprar boletos en el Bar que Antonio Er
Cabezón tenía en la calle del Señor.

Para ser del REALEJO…hay que perpetuar en plata de ley, incrustada en tu trabajadera, 25 años de costalería bajo el Cenáculo del Señor.

Para ser del REALEJO…hay que tomarse una limoná en el Amparo alrededor de un loco de las cofradías que no tenía más pecado que enseñarte a querer a Jesús y a María y un poco de costalería.

Para ser del REALEJO… hay que montar una cruz al Señor a primeros de Mayo, como lo hace la Hermandad del Huerto en este patio contiguo, que nos hace evadirnos de la realidad y colocarnos en cualquier lugar de Granada.

Para ser del REALEJO…hay que disfrutar una noche de viernes en la Saeta de Antonio González y escuchar un quejío flamenco y nazareno de Curro Andrés al compás de una seguidilla.

Para ser del REALEJO…hay que saber con qué vidente habla la Cofradía de la “Cañilla” para que le toque la lotería todas las navidades (aunque este año se ha despitao un poco).

Para ser del REALEJO…hubo un momento que no se nos puede borrar de la retina y ese fue el sábado santo pasado por la mañana cuando un misterio tras otro salía del barrio con la compañía del cantar de los pájaros, se acercaba a la Plaza de las Pasiegas para la Passio Granatensis y se plantaba a las puertas de la Catedral para decir ¡Aquí está el REALEJO¡

Para ser del REALEJO…hay que disfrutar de las noches cuaresmales en las Casas de Hermandad del barrio, desde la abarrotada Panaderas de San Cecilio, hasta la tertulia costalera en Escutia, pasando por el cariño de la Cañilla en Santiago, la experiencia coronada en San Cecilio, el arraigo de la historia en San Gil por seguir encima de la trastienda de la farmacia en la que se fundara la Hermandad y la conversación profunda sobre una exposición de categoría al amparo de un Huerto en el Campanario.

Para ser del REALEJO…hay que comprarse un coche plegable.

Para ser del REALEJO…hay que esperar con la misma ilusión de siempre el domingo de traslados, para ver por Santiago la mudá de los pasos cubiertos en busca del cobijo de su casa y ver que nos depara esa semana tan intensa de montaje.

Para ser del REALEJO…hay que rezar el Vía Crucis con el Santísimo Cristo de los Favores el viernes de dolores.

Para ser del REALEJO…hay que vibrar con las levantás de nuestros pasos en los retranqueos y salir de la iglesia con la satisfacción de ver a nuestros titulares perfectamente preparados para cumplir con nuestra obligación cristiana.

Para ser del REALEJO…hay que comenzar la Semana Santa el viernes de dolores escuchando sones cartujanos en ese trocito de Realejo que hay en la calle Pan a golpe de 50 años de hostelería, de amistad cofrade y sobre todo Humildad.

Para ser del REALEJO…amigos míos… Para ser del REALEJO…hay que saber disfrutar del REALEJO por eso:

¡GRACIAS PAPÁ POR ENSEÑARME EL REALEJO¡…Y
¡GRACIAS MAMÁ POR PARIRME EN EL REALEJO¡


En el Realejo, no nacen niños, nacen cofrades

Lo que está claro, es que el Realejo es diferente, el Realejo me enamora, me embauca, me absorbe el pensamiento, pero lo que más me fascina de mi barrio es que siempre está impregnado de Semana Santa.

Si por algún casual nuestro Excelentísimo Ayuntamiento nos obsequiara con la enésima obra en nuestras calles y dejara una pendiente en el centro para la salida del agua, el vecino del Realejo seguramente no pensará en las recientes lluvias pero si dirá: “el que vaya en la corriente este año, va a ir un poco aliviao” ese es el carácter que tiene el Realejo y
esa es la forma de pensar en el Realejo.

El vecino del Realejo, piensa en Semana Santa, habla en cofrade y sueña en costalero, si por ejemplo nos quisiera indicar donde vive, estoy seguro que no utilizará términos como transversales, rincones, esquinas o paralelas pero si dirá: “entrando en la Calle Molinos, vivo en la 3ª trabajadera en el costero izquierdo”, y tu ya no necesitas más ayuda para localizarlo, o si por alguna circunstancia te encontraras colapsado en una aglomeración y el amigo de turno te llama al móvil y te pregunta ¿Dónde estás? Tu le dices “estoy fijando al patero delantero derecho” y en un abrir y cerrar de ojos tienes a tu amigo al lado tuyo, eso es lo que diferencia al Realejo, esa es la esencia del Realejo…y la esencia son sus niños, porque
en el Realejo no nacen niños, nacen cofrades.

Porque si por causas de la vida nace un niño en el barrio y cuando vayan a darle el alta, lo ves elegante, erguido, con su trajecito adamascado y su capita por encima para no pasar frio, sus chapines absolutamente limpios y brillantes y siempre mirando al frente como es su obligación, a la hora de entregarnos la bebe, nos dirán: usted no ha tenido un niño, ha tenido un nazareno de la Alhambra.

Si por el contrario este niño es fuerte, robusto, se agarra a la Zambrana de la cuna con la mano por fuera, a la vez que mira de reojo a la enfermera porque ésta ha golpeado la pata de la cuna y le dice: “no pegar tirones en la trasera”, aprovecha su inmaculada sabana para hacerse un costal y le pide ayuda al de la cuna de al lado para calzarse la ropa sobre las cejas, en su sitio, ni mas para arriba, ni mas para abajo entonces nos dirán: usted no ha tenido un niño, ha tenido un costalero de la Cena.

Si el niño en cuestión va vestido con su primera puesta de blanco impoluto, a juego con su capota igualmente blanca, su primer regalo ha sido una corneta que lleva en la mano, y en su llanto se atisba una melodía fuera de toda duda y una capacidad pulmonar capaz de aguantar el mejor de los solos de Silencio Blanco y cuando pasa por cualquier rotonda debajo de la autovía no le molesta el ruido como a otros, sino que le hace gestos a su papá como con ganas de quedarse a ensayar, entonces nos dirán: usted no ha tenido un niño, ha tenido un músico para la banda del Señor de las Tres Caídas.

Si en cambio, el bebé es una niña, guapa, morena, de ojos rajados color caramelo, de pelo negro peinado para atrás para colocarse la mantilla y con esa clase y ese poderío que da el aire de San Cecilio, entonces nos dirán: usted no ha tenido una niña, ha tenido una camarera que acompañe a la Virgen de la Misericordia Coronada.

Si al niño con pocas horas de vida, ya se le deja ver cierta sensatez, cordura, conocimiento, sabiduría, seriedad, pero sobre todo capacidad de trabajo y una cultura capaz de organizar unas jornadas cofrades excepcionales, entonces nos dirán: usted no ha tenido un niño, usted ha tenido un miembro para la junta de gobierno de la Hermandad del Señor en el Huerto de los Olivos.

Si este recién nacido del Realejo, coloca por parejas a todos sus compañeros de sala, les informa que se vayan mirando permanentemente, los separa entre si cada 4 o 5 metros, les regulariza las tomas con una puntualidad británica y para darle el alta, con toda seguridad saldrá con 10 minutos de adelanto sobre el mejor horario previsto, entonces nos dirán: usted no ha tenido un niño, usted ha tenido al diputado mayor de gobierno de la Hermandad de la “Cañilla”.

Y ya por fin si este niño, se pone de pie en la cuna, se coge con una mano a la barandilla y con la otra llama a su madre con un llanto profundo y mantenido y con un quejío quebrao capaz de cambiar a martinetes en el momento que él lo quiera entonces nos dirán:

Usted no ha tenido un niño
Usted ha tenido un saetero
Para que le cante con cariño
Al mejor barrio del mundo entero.


Mi cuadrilla marinera…

Soleada tarde primaveral de miércoles santo, llenazo histórico en la Monumental Plaza de Santo Domingo, colgado el cartel de no hay billetes en la puerta grande de la fachada de Santa Escolástica para un tarde de expectación pero nunca de decepción, papelitos en la plaza tirados por el pabilero para asegurarse que la dirección del viento no impida el encendido de su candelería, en el patio de cuadrillas rodeado por el colegio, el maestro dando las últimas instrucciones, los toreros vestidos de blanco purísima y sangre, el abrazo con los compañeros de palo y el hermoso rito de colocarte el capote de paseo simulado en un costal que acaricie esa trabajadera amiga. Actúan como testigos los doce varales con el tintineo de sus rosarios y como padrino el Señor de los cocheros levantándose de su caída.

El Hermano Mayor saca el pañuelo y anuncia la salida, con la puntualidad acostumbrada se presenta la Cruz de Guía como si se presentara Blas Infante a través de Andalucía.

Paseíllo esperado y amplio cortejo nazareno por orden riguroso de alternativa, algún espontaneo que otro en la puerta, la hermandad muy correcta en su presentación, y la plaza es un clamor para ver a los costaleros dar sus primeros lances rodilla en tierra y al capataz realizar a media distancia una faena cumbre, redonda y lucida para poner en la calle a la Señorita del Realejo.

Tocan clarines y timbales para el cambio de tercio a la salve marinera, beso a un vaso plateado con tu cara cincelada y otra levantá bien rematada en todo lo alto, primeras chicotás de trasteo con mucha ligazón en las que veo a Jesús Fernández “Er Yiyo” despojando una media verónica abrochaita al costero, la banda a petición del respetable toca Rosario, Señora del Realejo mientras tanto en el otro costero mandando, sometiendo y con temple está Carlos Chicote que el pasado 18 de Octubre un morlaco con poco amor y mucha entrega quiso darle un relevo, pero él con la raza que le caracteriza se agarró al zanco junto a los hermanos Vilar, “Er Sevilla”, “Er Bailón” y su capote de concepción para darle una larga cambiada a la vida porque como ya le dije: es un torero de plata, pero un costalero de oro.

Y en el burladero de los que saben, porque le corre sangre cofrade, costalera y pregonera, Juanmi Sabador, con la esclavina de la sapiencia entre los dientes y de apoderado de esta cuadrilla que ha conseguido el éxito a base de unidad, sin protagonistas abajo, porque la única protagonista está arriba y se llama Madre y Reina del Rosario en sus misterios dolorosos, aunque el único misterio sería saber porqué en cada levantá tus hijos son capaces de llevarte al mismo cielo, para después dejarte descender y alzar la mirada hacia tus rosarianos de Granada y a las que están en San Roque que te echan mucho de menos.

Y en el callejón de la cuadrilla, siempre atento a todo lo que pasa, como mozo de espadas, haciendo una labor gris, callada, pero muy efectiva, Cuco Sáez, porque vale lo mismo pa un roto que pa un descosido y porque desmontar un palio en 10 minutos, solo está al alcance de muy poquitos.

Y yo disfruto de esa suerte suprema
De pertenecer a esa cuadrilla
Y que me cobije su manto
En un rosario de encanto
Mi cuadrilla arma un revuelo
Con pateros muy juncales
Descendientes de Frascuelo
Por la izquierda naturales
Y por la derecha un costero
Marineros celestiales
Querubines del Realejo
Marejada de costales
Fragata para un cortejo
De grumete Curro Toro
Siempre al lado El Sabater
Buena herencia costalera
De sus padres el saber
En la popa va “el Coletas”
Con las palmas y el cajón
Es pequeñito de talle
Pero grande de corazón
Y el “Chusco” lo va fijando
Repartiendo el domingo Paz
Pa que quiere nada más
Sin con la O va navegando
Y al mando de esta tripulación
Va Curro con el timón
Es el capataz de tronío
Que dirige este navío
Y pa rezarle una salve
A su divina semblanza
Un costalero de Dios
Que se llama Pedro Aranda
Y en cielo te está esperando
Y ahora encuentro una explicación
El palio está levantando
Pa que le llegue al corazón
Y el bueno de Ignacio lo vea
Y le embargue la emoción
En su palco de taracea
Esa es mi cuadrilla flamenca
Esa es mi cuadrilla torera
Esa es mi cuadrilla del Rosario
Mi cuadrilla marinera


Gracias Pepe Carvajal…

Pero en el momento en que me siento mas realejeño que nunca, es el viernes santo a las 3 de la tarde, momento de traje negro porque a la hora nona muere el Redentor y momento de solapa roja y negra porque por la tarde sale la Reina del Realejo.

Tras la resaca de la madrugada, no es una cita cualquiera, es una tradición arraigada y heredada de padres a hijos y de hijos a nietos, es el momento en que familias completas, gente venida de toda España, amigos que se ven año tras año en el mismo sitio y a la misma hora y en definitiva toda Granada se posa a tus pies, Señor de los Favores para las tres peticiones de rigor y el rezo de veneración de las cinco llagas de Cristo.

Ese monumento de piedra que tanto sabe de rezos granadinos, esa reja que tantas plegarias ha escuchado y ese altar que horas más tarde adquiere movimiento, para ver bajar al Señor por su cuesta de San Cecilio con un movimiento acompasado, reposado y cadencioso que solo se lo sabe dar su cuadrilla de 30 años.

Cuadrilla a la que hay que romper una lanza a su favor, ya que últimamente la figura del costalero en Granada anda un poco distorsionada, para lo bueno y para lo malo, parece ser que el costalero que saca su Hermandad es malo, y si ese mismo costalero saca otros pasos sin ser hermano parece ser que es bueno, creo que estamos perdiendo el norte, pero sin embargo la cuadrilla de los Favores sigue manteniendo su carácter, su personalidad y su amor propio, ese amor propio(que según los más viejos del lugar) los llevaba a pedir el carnet de identidad a los costaleros de la Victoria en el Campo del Príncipe, para saber diferenciar los greñuos del resto del Barrio, pero en definitiva ese amor propio los lleva a ser diferentes y eso nos lleva a compartir tantas cosas durante 30 años de vida costalera, compartimos un origen, compartimos la verdad, compartimos un barrio, compartimos compromiso, compartimos algo más que una afición, compartimos un sentimiento y compartimos 3 décadas de Hermanos Costaleros.

Señor de los Favores, cuanto te eché de menos el año pasado en sábado santo, cada toque de tambor, cada paso racheao, giraba la cabeza por si te veía aparecer, pero no pudo ser, pero tengo que reconocerte que me quedé más tranquilo tras la explicación que Jaime Jiménez Villena nos dio en este atril el año pasado: Iros tranquilos a la Passio que el Cristo de los Favores se queda cuidando al Barrio…no se puede tener más arte, ni mas orgullo greñuo.

Señor de los Favores, yo no formo parte de tu cortejo, pero tu si formas parte de mi corazón, ese corazón que tiene un trocito reservado para ti, y más todavía cuando hace unos años tu capataz, recién entrado el paso en el barrio me dio el mayor de los privilegios y ese fue que el primer paso que yo levantara en la calle para mayor gloria y orgullo de mi padre fuera el Santísimo Cristo de los Favores…y yo mirándote a los ojos, casi sin poder mantenerte la mirada y con mi mano temblorosa al martillo te dije embargado por la emoción: ¡¡Al cielo del Realejo, con el Señor de Granada!! Porque así lo pienso y así lo digo.

Y a ti, que te puedo decir yo, que no te haya dicho ya Antonio González en su pregón, si como él las dice, yo las pienso, pero como él las piensa, yo nunca podré decirlas, si él te dijo tantas cosas que no me queda un piropo libre que lanzarte, si contigo tengo un imán irresistible que me hace no poder separarme de ti cuando te veo…pero si te puedo decir, MISERICORDIA, que me sentí tremendamente orgulloso el 20 de Mayo de 2007 de ser del Realejo.

Me sentí orgulloso de verte salir de la Catedral con el báculo de mi hermandad en la mano. Me sentí orgulloso de que se presentara el Realejo ante la Patrona de Granada, la Virgen de las Angustias. Me sentí orgulloso del espectacular recibimiento de la hermandad de las Penas en la Iglesia de San Matías.

Me sentí orgulloso de la catarata de pétalos que te lanzó la hermandad del Rosario cuando te enfrentabas a su azulejo. Me sentí orgulloso cuando en la plaza del Realejo te recibía un luminoso que decía:”El Realejo con su Misericordia”.

Me sentí orgulloso de la visita a la hermandad del Huerto al compás de Amargura. Me sentí orgulloso cuando los priostes del barrio se vieron implicados en el montaje del altar y estuvieron muy cerca de ella en un día tan importante ,.. y ante todo, me sentí orgulloso de ver que los ciriales que te anunciaban, te custodiaban y te alumbraban eran representativos de cada una de las hermandades del barrio… entonces entendí más que nunca, que un barrio estaba coronando a su Madre.

Y sobre todo, me sentí orgulloso cuando en la Calle Jarrería, desde un balcón amigo, Juan Cruz entonara unas sevillanas y un barrio entero te gritaba, sin más ensayo que mucho corazón y más compás, unas letras que hoy hago mías para decirte:

Y por fin llegó ese día
Que esperé toda mi vida
Para verte por Granada
Soberana, reina mía
Misericordia Coronada

Pero yo, soy costalero…algunos dicen que hay que ser hermano 365 días al año y uno ser costalero, siento llevarles la contraria, porque yo soy 365 días costalero y 365 días hermano y de los malos… pero como soy costalero y soy del Realejo, ese día se me fue un Maestro.

Gracias Carvajal por descubrir antes que nadie la verdad costalera, por saber enseñarla y transmitirla.

Gracias Carvajal por unificar la Granada costalera.

Gracias Carvajal por acudir a mi llamada sin pedir nada a cambio, cuando algunos te dieron la espalda porque habías roto una tulipa en Paños Ramos.

Gracias Carvajal por rezarle un padre nuestro al maestro, en un momento inolvidable para 35 privilegiados y por vestirte de costalero y sudar hombro con hombro a mi lado un lunes de Consolación en un día en que un padre se puso al servicio de un hijo.

Gracias Carvajal por dejar un legado al martillo, con traje negro, pelo rubio, ojos verdes y este año con mucha Paz.

Gracias Carvajal por poner en la Alhambra el costal…ah no que me he equivocado.

Gracias Carvajal por demostrar que con mucha paciencia y poca pena se pueden subir escaleras a costal.

Gracias Carvajal por hacerme partícipe de la legión blanca de Dios, por vestirme de blanco inmaculado el Jueves de Corpus y poder dar un paseo por la gloria en esa eterna chicotá de la nave principal de la Catedral, por pisar suelo de mastranzo granadino, por escuchar ese órgano y que Granada cante al amor de los amores un Jueves que luce más que el sol, porque si te sientes costalero, eres granadino y eres cristiano…ser los pies de Dios en ese momento es el paraíso costalero.

Gracias Carvajal por darme un trocito de trabajadera sudada y disfrutada por Granada y que pasea al Santísimo Sacramento del Altar Gracias Carvajal por decirme al oído “hay que seguir” y por enseñarme a decir “ole los hombres güenos”.

Y Gracias a ti también Ana Mari, por cuidarlo, por soportarlo y por entenderlo.

Gracias Carvajal por ser tan humano, tan detalloso, tan sentío y tan llorón.

Gracias Carvajal por dedicarle una salida de Corpus a mi madre porque estaba malita, y después de 10 años la tengo en el primer banco con mucha Salud y mucho orgullo de verme en este atril.

Don José Carvajal Gálvez, Interminables Gracias.


Tú no necesitas corona…

Y ya que estoy acabando, solo me queda acordarme de ti, porque tú, tú no necesitas corona, ni echas en falta los rezos de la madre de Manolito Amador, ni tampoco tienes lágrimas ni las necesitas como te dijo Álvaro Barea hace un par de años, si tu no necesitas corona porque no se cómo lo haces pero cada día estas más guapa como te piropeo el gran David Rodríguez Jiménez y Muriel….(pregoneros de verdad)

Si tú no necesitas corona, porque a ti te levantan tus hijos por los que fuimos, por los que somos y por los que seremos.

Si tú eres como mi hija, que eres en lo último que pienso cuando me acuesto y lo primero que miro cuando me levanto, si tú eres la que presides mi casa, la que tu medalla lleva en su cuello mi sobrino Alvarillo y la que levanta al cielo cuando Julieta toca el martillo.

Si yo, como dice Juan Carlos, solo vine porque quise ser tu costalero y ahora soy tu capataz, tu tesorero y hoy me veo de pregonero.

Si tú eres mi faro y mi guía
Si tú eres mi noche y mi día
Si tú eres mi pasión y mi alegría
Y tú eres la que alumbras mi melancolía
Si tú eres la que mi rezo implora
Y mi devoción más tentadora
Si de lejos eres bonita
De cerca mi reina bendita
Si de perfil das pureza
Pal Realejo tu belleza
Si en la calle eres mi joya y mi vida
En la iglesia mi imagen sentida
Si el domingo eres mi estrella
En mayo mi flor más bella
Si tu aroma me enloquece
Tu mirada me estremece
Si en tu capilla das hermosura
En tu bulla mi locura
Si preciosa eres de día
Más guapa de madrugada
Por calle Jesús y María
Más bella tu cara cansada
Gastada tu candelería.

Si tu no necesitas corona…porque contigo se paran lo relojes, porque cuando sales por la puerta y tus costaleros te levantan parece que el tiempo se ha detenido, ese flautín sostenido de rodillas al mismo cielo, pero no corred con ella que a las novias hay que esperarlas y muy suavito para que no le roce ni el aire en su cara, con mucho cariño como lo hacen siempre mis chiquininos buenos porque delante tienen el mejor de los martillos, José Manuel Rodríguez Quesada, porque algunos quieren, pero tú puedes, con “P” de Poder, el misterio con criterio y el palio como te da la gana, me trajiste a su casa y ahora me has dado la confianza para ponerme delante de ella y tirarme 6 horas consecutivas contemplando su carita y poder gritarle guapa, bonita y hasta novia bendita.

Si tu no necesitas corona… porque en tu barrio eres novia, en Granada eres Madre y cuando vuelves eres Señora, y cuando vuelves…atraviesas uno de los enclaves mas cofrades y una de las calles más añejas del barrio, como es Jesús y María, y ahí se vuelve todo diferente, porque hasta Fray Luis de Granada que se tira tantas horas custodiando la Plaza de Santo Domingo, le da la espalda a la puerta para verte llegar y cuando pasamos junto a él me mira de reojo y me dice que si tuviera un costal se metía una chicotá bajo tu palio… y él te mira y te ve en esa nube de incienso bien adentrada la noche y Jesús y María te recibe en ese Palio blanco de la España Victoriosa, en el que tus caídas te rezan, el que muero por él, el que va perfectamente iluminado por su candelería bien prendida por el de siempre y se empieza a entender como la calle se allana por momentos, como la mecida se hace costal, el tambor se hace compás, el costero se hace pellizco, la corriente se hace armonía, el garbo se hace cuadrilla, la elegancia se hace melodía, la levantá se hace sintonía, la verdad se hace costalera y la bulla se hace amistad.

Si tu no necesitas corona…
porque a ti te lleva Antonio Cambil
que monta el misterio
llora en su palio
y muere por ti
Y en la primera trabajadera
Trabajadera de categoría
Carlos Cubero se halla
Por años de costalería
En esa trabajadera eterna
Por tener sangre materna
Junto a la calle Cuartelillo
En la Victoria hecho un chiquillo

Y en la derecha alante y mirando mi carita de disfrute por el respiradero mi amigo mas verdadero, el que mejor explica una entrada en Catedral y una subida forastera y costalera al Albaicín, y a la banda…Campanilleros, Rafael Alcalá, esperanzo, costalero y del Graná.

Y para terminar esta trabajadera de leyenda, una persona con responsabilidad compartida de mi presencia en este atril, desde que lo vi entrar por la puerta de la Casa de Hermandad supe que iba a quererlo y supe que disfrutaría con un palio por Jesús y María, como disfruta
poniéndole las potencias a su Señor, Jesús “Cañilla” ole tú, y tu humildad costalera.

Si tú no necesitas corona…porque cuando suena Estrella Sublime no tengo más remedio que acordarme de mi Rafa, compañero de fatigas, y de un amigo suyo de Hugo Jiménez le llaman y que es mi ojo derecho

Por ser bueno, honesto y franco
Siempre al amparo de un zanco
Va fijando la izquierda adelante
Por ser el costalero más elegante

Si tú no necesitas corona… porque a ti te lleva el Perdón de Soto, la fuerza de Melgarejo, el tesón de los Aroca, el empuje de Isaac, el apellido del Riki, la fibra del Luque, la discreción de Anaya, la garra de José María, el inconformismo del Tete, el regreso a su casa de mi amigo Tomás, la juventud de Kiki, la prudencia de Eduardillo, la lucha nazarena de Juan Luis y la experiencia y el ingenio de mi hermano de palo, el gran Perico Segura.

Si tú no necesitas corona…porque a ti te lleva la categoría de Charly, la constancia de García Marina, el ímpetu de Pedrito, el conocimiento de David Moreno, el cariño rescatado de Selfa, la fidelidad de Enrique y Juan Sánchez, la veteranía de Ramón Muñoz y Fernando Alcalá, la vuelta de Franjo(el de la Amargura), el silencio misericordioso de ver a un padre con sus dos hijos bajo el manto de la Victoria, la vara dorada de Víctor Hidalgo, el pundonor de Juanito Infante, el corazón victorioso de Iván, la raza de un costalero de Baza y el recuerdo que le viene a Juanma cuando toca el flautín de Rocío.

Este es mi pregón, el de mi barrio, el de mi cuadrilla y el de mis amigos que me hacen entender muchas cosas de la Semana Santa y que sin ellos no tendría sentido muchas cosas de las que hago y las que digo, como mi amigo Servando, que en el único momento en que se acerca a la derecha, es en el costero, y que empezamos juntos en esto y lo más importante es que seguimos juntos en esto, o como Jorge Guirado que es la voz de mi conciencia bajo el paso, la obediencia costalera, la lealtad como amigo y el mejor ejemplo del costalero hermano.

Si tú no necesitas corona…porque a ti te lleva mi compadre que tiene agujetas en el corazón de quererte, que no le duelen los kilómetros para venir a verte, que cuando pasa despeñaperros se quita su tricornio para ponerse su costal y aunque no tengamos la misma sangre, en el libro de familia de mi corazón hay un sitio reservado para él, en el que pone con letras grandes: Hermano.

Si tu como vas a necesitar corona
Si en lo más profundo de tus entrañas
Te dejé mi corazón entero
Y mi sangre vestida de costalero
Si Alejandro García se llama
Y de tu cuadrilla es el motor
El cerebro, la manija, la batuta
Y para mi siempre “el Doctor”
Si tiene el halago preciso pal fijaor
El cariño hecho verso pal costero
El detalle sentío pa la corriente
Y el piropo justo pal patero
Si mi herencia está presente
Su vocación en la mente
Su talento pregonero
Y de todos el que más quiero

Si tu no necesitas corona…porque del edificio más costalero de Granada, en la calle Honda del Realejo 28, sale vestido cada domingo de ramos Francis Barroso, representado a una familia de Victoria y rellenando con su puro nervio ese hueco que nos dejó su hermano un fatídico Corpus del 86 y que sigue presente en nuestra igualá y nuestra memoria.

Si tu no necesitas corona…porque a ti te lleva Alfonso Guerrero, después de un tiempo de rezos y oraciones, de plegarias y peticiones a una Virgen que sacaste por fuera y por dentro y a la que le has pedido este año Salud, Salud y mas Salud, ¿y me vais a decir que no crea? Si este domingo de ramos te presentarás ante ella de la mano de tu hijo Adrian, que hoy es
su santo y dirás: hijo, aquí tienes a tu madre… y madre aquí tienes la Victoria más importante de mi vida.

Por todas estas cosas, este novillero de la palabrería, acumulador de palabras que nunca pregonero, regular cofrade y humilde costalero, al que se le acentúa todavía más el bendito defecto de querer a su familia, gozar con sus amigos, amar a sus cofradías y disfrutar en su barrio se despide diciéndote

VIRGEN DE LA VICTORIA, TU NO NECESITAS
CORONA…PORQUE A TÍ, TE LLEVA LA CUADRILLA MADRE
Y MAESTRA DE LA COSTALERÍA BAJO PALIO.
HE DICHO….pero que siga diciendo el Realejo.

Este pregón quedó finalizado para salir impreso el 28 de Febrero de 2010, día de todos los andaluces, pero permanecerá abierto para siempre, para que lo vaya escribiendo día a día el mejor barrio del mundo.

REALEJO, a 6 de Marzo de 2010