lunes, 19 de mayo de 2014

La Magna Mariana en el recuerdo de Jose Ortega

Antes del esperado 18 de mayo, hubo un previo en el Albayzín. Las Hermandades de dicho barrio organizamos una misa en el lugar exacto donde nació la veneración a la advocación de las Angustias, Patrona de Granada. Pese a la intensa lluvia que caía en la ciudad fueron muy numerosas los cofrades que acudieron a un inicio de un día histórico.
 La jornada empezó muy temprano. A las 6:30 una tímida llovizna hacia acto de presencia. Nervios e intranquilidad se apoderaban de los cofrades, ya que la lluvia no podía acabar con una cita tan histórica para la ciudad.

Pero a las 7 en punto de la mañana el palio blanco de la Aurora se puso en las calles de su Albayzín. Aún escucho los bellotazos en los varales, los pájaros revoloteando y la coral que acompañaba a María Santísima. Impresionante.

Llegados a Plaza Nueva el paso alhambreño de las Angustias Coronada retrasó el cortejo albaycinero unos minutos aunque fue precioso mirar adelante y ver el sudario de  la Alhambra y girar para atrás y ver a la Esperanza, la Soledad, la Concepción,…Plaza Nueva y Albayzín. Maria y Granada.

Recordaré siempre el insólito  encuentro con la Madre Ferroviaria y la Reina del Albayzín. Gran momento cofrade.

Y del frío de la calle al frío de la Catedral,…ahora son los momentos en los que “estorbas” y busqué la plaza de las Pasiegas para ver llegar a los palios del Realejo y del Zadín. Fantástico el discurrir de un palio tras otro en silencio. Otro momento para recordar, junto con la visita de todos los pasos ya en el interior.

El pequeño retraso del cortejo de la tarde hizo que pudiera visitar de nuevo los pasos y ver las grandes diferencias de tamaños entre unos pasos y otros dependiendo de los barrios. Curioso.

Recuerdo la salida de mi Virgen de la Aurora, cuando salió el cortejo empezó un  pequeño chispeo que terminó con la salida del sol cuando la Aurora hizo acto de presencia en la Puerta de la Catedral.

La rotura de uno de los varales de las Penas hizo que el cortejo se retrasase mucho a la altura del teatro de Isabel la Católica y la llovizna volvió a hacer acto de presencia cuando el paso de palio blanco llegó a las puertas de la Basílica (de hecho fue el primer paso que no pudo girarse a la Madre para aligerar el largo cortejo) Desde Federación nos informaban que la lluvia se iba a hacer mucho más intensa sobre las 12-1 de la madrugada por lo que se decidió andar  muy rápido camino del barrio. A la altura de Santa Escolástica y debido a que el cortejo anduvo mas rápido, nos encontramos  con el palio de la Merced  que muy amablemente nos cedió el paso debido a la lejania de nuestra sede. Detalle que siempre tendremos presente en mi  Hermandad.

Lo demás…fueron”petalás”, emoción y orgullo como cofrade de Granada de dejar el listón tan alto en Andalucía.



Y para finalizar y como resumen destaco la presentación de Esperanza, Reyes, Rosario, Salud, Aurora, Concepción Amor y Trabajo, Mayor Dolor, Soledad del Calvario y Triunfo.

José Francisco Ortega Solera
Hermano de la Aurora