domingo, 24 de febrero de 2008

XXV PREGÓN DEL REALEJO ...


En la tarde de ayer el Realejo fue pregonado ...
Este año correspondía a la Hermandad de la Santa Cena Sacramental, organizar el pregón de la Semana Santa de nuestro Barrio, el cual en su XXV edición, puso su voz en D. Álvaro Luis Barea Piñar, hermano de la Santa Cena Sacramental, la Esperanza y el Silencio.


Mediante un texto cargado de amor a nuestro Realejo, narró como se vive la Semana Santa en este Barrio, cuna del arte cofrade, y sabedor de ello. En el pregón reflejó las vivencias del día a día de los que gozamos de este barrio a diario, y quiso que este pregón fuese el de cada uno de nosotros ...


... este no es solamente mi pregón, Realejo,
es el pregón de muchos más que te quieren y te viven como yo lo hago.
Es el agradecido pregón de los que se han alegrado de mi,
sabiendo que hoy sería un día grande;
es el pregón imposible de todos mis amigos cofrade,
que ríen y llroan contigo cada año,
y nunca tendrán la suerte de pregonarte;
es el eterno pregón de los que sois antiguos costaleros de pantalón vaquero,
alpargata de esparto y camisa de cuello almidonado;
es el estilizado pregón de las orgullosas camareras de la Virgen
que desafían los relentes de la madrugada con el rosario en la mano,
es el anónimo pregón de los nazarenos que salen perdidos con su cirio
a mitad de un tramo y no ven ni a su Cristo ni a su Virgen en todo el recorrido ...


No faltó en el pregón lugar para la reivindación, como fue el pedir a la Curia la presencia de nuestro Cristo, el Señor de las Tres Caídas en Santo Domingo, o la insinuación, de que al Realejo solo le falta un Corpus chico ...
Con continuas referencias a las Hermandades del Barrio, supo enclavar la historia del personaje más trascendental de la humanidad en el Realejo, como encalado relicario de la Fe ... donde Cena por última vez en la Plaza de Santo Domingo, ora ante Dios bajo el Olivo Comendador, es justiciado y coronado de espinas en su máxima Humildad, carga con la cruz ayudado por Simón al caer en el Realejo, crucificado en el Campo del Príncipe, recogido en el regazo de Santa María de la Alhambra una vez descendido de la Cruz, y procesionado como Dios vivo en la mañana del domingo de Resurrección ...
Resaltó la peculiaridad de este Barrio, tanto en lo bueno como en lo malo. Se refirió a nuestra Hermandad, como la Hermandad Valiente, por haber sufrido las ausencias de nuestras Sagradas Imágenes Titulares durante largos años.
Un año más el Realejo está pregonado, ahora ya esperamos impacientes los cultos cuaresmales, y soleadas tardes de primavera que ya va llenando nuestros escaparates de carteles con la Madre de Dios en espera de los niños hebreos, que abrirán una vez más las puertas de nuestra Semana Santa ...