lunes, 18 de febrero de 2008

EL TRASLADO SE INICIÓ CON LA EUCARISTÍA ...


A las seis de la tarde daba comienzo la Eucaristía, como antesala de uno de los actos cultuales que nuestra Hermandad tiene la suerte de vivir cada Cuaresma, el Traslado en Vía Crucis de nuestro Sacratísimo Titular, el Muy Antiguo y Milagroso Señor de las Tres Caídas.


Presidía la celebración, como no podía ser de otra manera, Nuestro Señor sobre Sus andas de Traslado. Mostraba un exorno floral exquisito, que de mano directa de nuestros priostes, utilizaban flor de cera, cardos y calas moradas entre la hiedra y las rocas que formaban el calvario.


La Eucaristía ha estado celebrada por el Padre Álvaro, consiliario nuestro, quien con su homilia, ha pretendido acercarse a la vida de Hermandad, en la que está unido a cada uno de nosotros.


Insignes hermanos de esta corporación han participado de manera activa en esta celebración, amén de contar con el cuarteto vocal de la Coral de San Juan de Dios.







En la oración de los fieles hemos tenido a bien rogar por nuestra hermana Marina López (a quien echamos mucho de menos), hemos rogado por los profesores y alumnos de todas las religiones, por nuestras Madres Clarisas, y para que las Hermandades y Cofradías seamos testimonio de Fe cristiana y ejemplo de comunión entre hermanos.

Especialmente significativa ha sido la ofrenda simbólica de una rosa, representando en ella toda nuestra gratitud por volver a tener entre nosotros a Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas.


Al finalizar la misa, ha comenzado el Traslado de nuestro Señor.