miércoles, 5 de marzo de 2014

Silente y pausada, pero ya está aquí

El frío invierno ha ido llenando de vida las parihuelas, decorando de carteles los comercios de la ciudad, despertando nuestros sentidos del letargo en el que reposaban desde el pasado curso, donde quedaron adormecidos en el eco de una Magna Peregrinación.

Este año viene un poco más tardía, ha tardado un poco más en llegar pero no ha pasado de largo. Aquí está de nuevo, ha venido sin prisa,  pero sin pausa, silente como siempre.

Fiel a la cita, nos brinda un tiempo para preparar el espíritu en estos cuarenta días en los que cada paso nos llevará a una nueva Estación de Penitencia; cuarenta días para limpiar enseres; cuarenta días de convivencias; cuarenta días para estudiar y comprobar horarios e itinerarios; cuarenta días para ir formando la hermandad en un papel que dibuja el cortejo que poco a poco irá tomando vida...

Cuarenta días en los que el culto,  irá conformando un calendario cargado de música, pregones,  tertulias improvisadas y otras preparadas hasta llegar al día que sueña todo rosariano, el Miércoles Santo.

Poco a poco iremos desgranando los misterios de una nueva Cuaresma que comenzamos hoy a las 20.00 horas con la imposición de la ceniza en nuestra Sede Canónica, la Iglesia de Santo Domingo.

No faltes hermano, vive la Cuaresma con nosotros, haz hermandad en tu casa rosariana.

Feliz Cuaresma hermanos.