lunes, 21 de marzo de 2011

EN VÍA CRUCIS VOLVIÓ A SANTO DOMINGO.

En la tarde de ayer tuvo lugar el solemne traslado en Vía Crucis que llevó a Jesús de las Tres Caídas de nuevo a las plantas de Nuestra Bendita Madre.



Es ésta, una tradicional convocatoria muy esperada por todos los hermanos. La tarde comenzó con la celebración de la Eucaristía que ofició el Padre Serafín, y que compartimos junto a la Comunidad de Clarisas que cuida cada día del año del Señor, nuestro Sacratísimo Titular, y que siempre nos reciben con los brazos abiertos; Santa Misa que significa la preparación para acompañar a Jesús de las Tres Caídas en su traslado a Santo Domingo, a través del rezo del Vía Crucis, uniéndonos a la más antigua tradición cristiana y al camino de Jesús en el Calvario.




Durante la Misa, la Capilla Musical que lleva el nombre de nuestro Sacratísimo Titular, participó con la interpretación de algunas marchas de procesión adaptadas a esta formación por los mismos miembros del trío, al tiempo que las monjitas cantaron la Misa. Todos los miembros de la comunidad cristiana, junto a los gobernantes, las hermandades de Granada, los más necesitados y los propios hermanos de esta corporación estuvieron presentes en la oración de los fieles.



Al término de la Misa, y durante la acción de gracias, quisimos tener presente a D. Alberto Barea Tejada, quien ha compuesto con gran devoción y como ofrenda desinteresada la "Capilla Musical las Tres Caídas", en honor a nuestro Sacratísimo Titular. Pero el agradecimiento que quiso transmitir la Hermandad era doble, ya que la conclusión de la esta composición, coincidió con el fallecimiento de su hermano Jorge, recogiendo en esta partitura el sufrimiento que supone dicha pérdida e inspirándose en el dolor por las caídas de Jesús camino del Calvario. Le agradecemos profundamente este gesto, y le pedimos que su fe le haga ver la gloria de la Resurrección igual que en la escena del monte Tabor. Dicha composición, finalmente no pudo ser estrenada en la tarde de ayer por motivos de salud de la oboísta de la formación, a quien deseamos una pronta recuperación.




Poco después de las siete de la tarde, se organizaba el numeroso cortejo que acompañó al Señor desde su Convento Albaycinero hasta su casa dominica, cortejo que siguió un itinerario que (debido a las obras que se realizan en San Gregorio Bético), bajó por Calderería como hiciera años atrás, para continuar por Elvira y Cetti Meriem, para entrar en el Barrio por Sancti Espíritu.
















Una vez en el Barrio, el Señor volvió a visitar un año más la que fue su Casa, el Convento de San Francisco Casa grande, hoy sede del MADOC, donde nos esperaba el Teniente General Jefe, Sr. D. Francisco Puentes Zamora, junto a la comitiva militar, que presidió el breve itinerar por el patio interior, en el que se rezó una de las Estaciones.



















Pasaban unos minutos de las nueve de la noche cuando el Señor presidía ya ante el Altar Mayor de Santo Domingo el rezo de la 14ª Estación para volver posteriormente a la capilla donde se encuentra todo el año Nuestra Señora del Rosario.




Agradecemos este reportaje fotográfico a José Velasco.