lunes, 19 de mayo de 2008

ROSARIO CON YIYO …

Este es el lema que se podía leer ayer tarde en la Monumental de Frascuelo. Era un día grande para nuestro hermano Yiyo y la Hermandad del Rosario, su Hermandad estuvo presente dando todo el apoyo y calor que pudo.

El día tan esperado por Yiyo, se iba haciendo patente en el ambiente desde hacía semanas e incluso meses, pero el pasado viernes las vísperas se hacían aún más patentes con la visita de Yiyo – acompañado de sus padres Jesús y Maty, su hermana Lorena, su cuñado Alberto y su sobrino Pablo – se acercaban a ver a la Virgen del Rosario. Yiyo quería llegar a la Plaza de Toros con la bendición de su gran devoción, y ante Ella llegó con su capote de paseo que estrenaría en su gran tarde. En esta labor se auxilió del prioste 1º de la Hermandad, Miguel Lapresta, quién presentó ante nuestra Titular Mariana el capote.




Esta pieza del traje de luces, ha sido regalada por los padres de Yiyo a este, y el bordado en oro sobre terciopelo rojo, reproduce motivos del manto de la Virgen del Rosario. Este breve acto finalizó con una oración por Yiyo, para que Ella siempre esté presente.



No solo a Ella dirigíamos nuestras oraciones para pedir por Yiyo, sino que el sábado, numerosos hermanos dedicaron sus oraciones al Muy Antiguo y Milagroso Señor de las Tres Caídas, presente en el Monasterio de Santa Isabel la Real, al igual que nuestras Madres Clarisas, ayer dedicaron sus oraciones a Yiyo para que siempre esté protegido … mientras, nuestro hermano se despedía de su trayectoria como novillero en Guadix con una buena faena que lo sacó por la puerta grande.

El domingo muy temprano, algunos hermanos adornaban la Plaza con las señas de identidad de la Hermandad, engalanando las andanadas 1 y 2, donde más tarde más de cien hermanos vitorearían a Yiyo.




El día iba cogiendo el color correspondiente a los días grandes de las fiestas de Granada, palpándose en el ambiente la expectativa por la alternativa de un joven torero de la tierra.

A las 7 en punto de la tarde sonaban los clarines, que dicho sea de paso, fueron tocados por hermanos de Yiyo, los de la Banda de Cornetas y Tambores de Tres Caídas, que acompañaban a la Banda de Música “Felipe Moreno” de Cúllar Vega, dirigida por Alberto Haro.








Ya estaba Yiyo en la Plaza, vestido de luces de blanco y oro, en su tierra para cumplir con su sueño … mientras sonaba de nuevo el clarín que avisaba de la entrada en el ruedo del toro número 90, un negro “bragao” cuyo nombre no podía tener más relación con esta Plaza que tanto ama este joven torero … “Granaíno” … prometía mucho la impronta de este toro, aunque después resultó ser manso y estuvo algo distraido.

Su padrino fue el francés Juan Bautista, quien ofreció “los trastos” a Yiyo para rematar la faena que ya venía anunciando con cadenciosas verónicas con formas muy toreras.

El toro no se lo puso fácil, se mostró huidizo, pero Yiyo supo estar a la altura de la circunstancia rematando la faena con la espada. En el público su Hermandad vitoreaba a Yiyo con voces de “bien trabajao artista” al mismo tiempo que sacó su pañoleta blanca para inundar la Plaza a la hora de pedirle a la Presidenta

Tras Juan Bautista y Eduardo Gallo, Yiyo estaba llamado a cerrar la tarde, su gran tarde, y lo hizo de manera magistral con mucho temple y derrochando todo su arte tanto con el capote, las banderillas y la muleta.

Sus hermanos, su gente, desde el tendido pedía las dos orejas, aunque la Presidenta solo le concedió una …

Se abrieron las puertas grandes y Yiyo salió a hombros junto a Juan Bautista, su padrino.

Y ya metidos en la noche, brindábamos con Yiyo, su familia y amigos para celebrar el comienzo de una carrera taurina, que a buen seguro será de éxito.