viernes, 23 de mayo de 2008

MONTAJE DEL ALTAR ...


Este era el diseño que nuestro Prioste había diseñado para el Altar de Corpus 2008, y semanas antes ya se ha venido preparando todo el material que requería dicho Altar.

Semana de Feria, que los hermanos Rosarianos han comenzado en la Casa de Hermandad, con los preparativos para el Corpus. Las guirnaldas que adornaban el templete que cubriría la Custodia, fueron preparadas con frutas naturales, y como todas las cosas, de manera artesanal.





Es mucho el trabajo que hay que repartirse, asi que mientras unos montaban guirnaldas, otros preparaban la cera.

Ya la tarde del miércoles de feria, el equipo de priostía además de crecer, se reparte entre los dos Altares que habría de montar la Hermandad del Rosario, el Altar encargado por el Ayuntamiento en la Plaza del Carmen, y el Altar que se monta junto a la Asociación de Vecinos Sagrario - Centro en la Plaza de las Pasiegas.



Víctor Sabater, siempre presto a "arrimar el hombro" es una de las piezas clave en los montajes que esta Hermandad realiza fuera de nuestra Sede.






El trabajo se va repartiendo con un buen trabajo de equipo. Mientras los hierros y maderas dan forma y altura para un Altar - pensado de categoría - el Vestidor de Nuestra Señora del Rosario viste a la Divina Pastora que presidirá el primer cuerpo de este Altar. El bueno de Paco, es otra persona clave en esto de montar Altares, y siempre dispuesto a trabajar por su Hermandad, permitió que invadiéramos su negocio de telas, para ataviar a la Madre de Dios.



A seis metros de altura se elevaba el templete que habría de cubrir a la Custodia, a modo de palio octogonal. Dificultoso el trabajo por el peligro que conlleva su puesta en escena, pero muy bien trabajado ... valientes!!! y como diría Victor "Al cielo de verdad"


En la Plaza del Carmen, seguían los trabajos de montaje del Altar Institucional. Este equipo contaba con la ayuda y aportación material de nuestro hermano Miguel Bosch, así como con la ayuda material de las Hermandades de María Auxiliadora de la Alhambra, de la Hermandad de Favores y de Escolapios, a todas ellas, gracias.









La Divina Pastora se presentaba vestida con saya de bordados de aplicación, chaleco de borrego y manto blanco brocado recogido a pliegues en su brazo derecho. Sobre su cabeza pamela de encaje de hojilla de oro, tocada con aro de estrellas. La adornaban detalles como un pájaro posado en su brazo izquierdo, el borreguito ofreciendo las flores que había cogido del risco de la Virgen, o el ancla que portaba el Divino Pastorcillo, haciendo así alusión a la Armada, de la que Nuestra Titular Mariana es Patrona.

Novedoso se presentaba el exorno floral del Altar, con mucho colorido, incluyendo frutas naturales como las que presentaban las guirnaldas. Entre el risco, se podían observar unas granadas, gentileza de la Hermandad de la Entrada de Jesús en Jerusalén.




Tras diez horas de montaje, quedaba preparado el primer Altar ante el que descansaría el Santísimo Sacramento del Altar.