viernes, 25 de abril de 2014

XXV tertulia "la última chicotá"

Anoche tuvo lugar la XXV tertulia la última chicotá que organizamos desde 1989, y que en esta ocasión fue moderada por Francisco Barroso, pregonero del Realejo 2014. 
Los contertulios Manuel Tabasco, Raul Morente, José Manuel Rodríguez Viedma y Manuel Sánchez Valenzuela fueron los encargados de desgranar los asuntos que, a modo de balance, se trataron en una tertulia de aproximadamente dos horas y media. 



El análisis de la Semana Santa se hizo por temas, y no por días, aunque antes de entrar en materia se planteó una cuestión pidiendo una respuesta breve: ‘¿esta ha sido la mejor Semana Santa de la historia?’ 
Las opiniones coincidían en decir que en cuanto al tiempo sí fue la mejor de los últimos años, pero a nivel general aún se está lejos del comportamiento y la entrega que la Semana Santa en su conjunto necesita. Por ejemplo, se valoró entre todos que aún algunas hermandades van solas de regreso, sin mucho acompañamiento de público e incluso cofrades. Por el contrario, Pasiegas ha presentado todos los días, a excepción del Domingo de Resurrección, un ambiente formidable. En líneas generales Granada sigue evolucionando, según el criterio de los contertulios. 

Con respecto al cambio de recorrido oficial fue interpretado como un gran acierto, porque tiene más cabida de público, aunque allí no han funcionado los pasillos, y uno de ellos desapareció. Se coincidió en la opinión de estrechar la calle (filas de sillas) para el cortejo, pues los cortejos siguen abriéndose al ancho de la calle. 
Se recordó que se pretendía que Puerta Real fuese un tramo de carrera oficial de libre ocupación para todo aquel que quisiera ver a las cofradías en carrera oficial y se consiguió. 
En relación a los pasillos se cuestionó su funcionamiento, ya que han funcionado dependiendo del grado de compromiso del agente de turno que estuviera asignado en ese puesto. Se ha visto conveniente y necesario pedir que se instruya a aquellos policías que formen parte del plan parihuela (en los pasillos) para mejorar su funcionamiento. 

Los contertulios estuvieron de acuerdo en que Ganivet se ha vuelto intransitable, por culpa en gran parte de la falta de cultura cofrade y de la ‘educación en general’, puesto que hay muchas personas que salen o entran aunque estén las hermandades transitando por la calle. 

Los horarios y su cumplimiento fue otro tema que se puso sobre la mesa, a través del cual se planteó la cuestión: ‘¿Sabemos llevar la hermandad en la calle?’ aspecto que se analizó ya que, excepto algunas hermandades, la mayoría no se han adaptado a horarios, teniendo parones en carrera oficial y dejando los cortejos dentro de Catedral mientras los pasos venían por Marqués de Gerona o antes incluso. 

Se planteó una vez más la necesidad de adaptar horario y tiempo de paso al volumen de cortejo. Granada no favorece el paso de las hermandades de cortejo grande y también se analizó la línea que va cogiendo una hermandad, coincidiendo en que deben definir su carácter marcando una línea a seguir todo el año, de la que no se puede salir. En ese aspecto, en cuanto a vestimenta por ejemplo, se ven algunas titulares con improntas propias de carácter diferente, según sea en cultos o difuntos, sin corresponderse a la línea de la hermandad. 

Se valoró positivamente el cambio estético en el Descendimiento, en Paciencia y Penas, y en Ferroviarios. 

La música procesional también tuvo su espacio en la tertulia. Los repertorios musicales se van adaptando a esa línea que marca la hermandad en función de su carácter, pero algunas hermandades siguen sorprendiendo, pues piden marchas poco apropiadas para la Titular que procesionan. Se valoraron muy positivamente bandas como Armilla, Ángeles y Ogíjares, en agrupación La Estrella y en cornetas Tres Caídas. 

En cuanto a capataces y costaleros se planteó la necesidad de “la honestidad” de la persona que acepta un martillo, debido a que deberían autoevaluarse y reconocer si están o no capacitados para asumir esa responsabilidad. "La falta de de costaleros en algunas hermandades se solucionarían con capataces que ofrezcan garantía de éxito", fueron opiniones al respecto de este tema, vertidas anoche en la tertulia. 

Finalmente el moderador pidió a cada uno de los contertulios que valorase ‘una hermandad en la calle’, ‘un misterio’ y ‘un palio’. 

Dentro de esto destacaron como hermandad el Vía Crucis, el misterio de la Borriquilla y el palio de la Virgen de la Esperanza. 

También se trató el tema de “medios de comunicación”, en el que reflejaron el malestar de algunas hermandades que no se ven en las retransmisiones de televisión. La opinión generalizada fue que faltan medios y se quiere abarcar mucho con los medios de los que disponen, por lo que no luce el trabajo y esfuerzo realizado. Así mismo, para la radio es más fácil estar en varios sitios a la vez. Aún así, de manera generalizada los contertulios señalaron que hay “falta de profesionalidad” en los medios que hacen Semana Santa. 

La ‘última chicotá’ fue de nuevo un espacio de encuentro y tertulia en nuestra casa de hermandad, en donde se analizó y se hizo balance de una ‘Semana Santa histórica’.