jueves, 17 de febrero de 2011

L ANIVERSARIO DE LA INCORPORACIÓN DEL SEÑOR DE LAS TRES CAÍDAS A LA HERMANDAD - IV

La primitiva hermandad que rendía culto al Muy Antiguo y Milagroso Señor de las Tres Caídas realizaba inicialmente su procesión penitencial en la tarde del Viernes Santo. El cortejo, que partía a las tres y regresaba a San Francisco “Casa Grande”, lo conformaban hermanos de luz y penitencia junto a los horquilleros, que en un total de treinta y seis, portaban los pasos de San Juan, La Virgen y el del Caído; todos acompañados de palio de respeto y música.

Los horquilleros corrían con los gastos de cera y túnica.

A comienzos del Setecientos, la singular Imagen de Jesús Caído, pasa a procesionar en la jornada del Jueves Santo.