jueves, 10 de febrero de 2011

L ANIVERSARIO DE LA INCORPORACIÓN DEL SEÑOR DE LAS TRES CAÍDAS A LA HERMANDAD - III

Al pasar a ser titular de la hermandad gremial de los “Cocheros”, en torno a 1680, el Señor de las Tres Caídas pasa del claustro a la iglesia conventual, de San Francisco “Casa Grande”, para allí recibir culto.

La devoción y fervor a Jesús Caído comienza a extenderse y se multiplica exponencialmente, al extremo de requerirse la ampliación de la capilla en la que, a diario, los cofrades y devotos en general, le rinden culto y manifiestan su creencia ostensiblemente y con ofrendas. Su fama de milagroso alcanza el extremo de nombrársele como el Muy Antiguo y Milagroso Señor de las Tres Caídas.