domingo, 30 de diciembre de 2007

LA FAMILIA ROSARIANA EN SU CASA DEL ALBAYCÍN


En la tarde de ayer, un numeroso grupo de hermanos rosarianos, cumplíamos con la cita - como si se tratara de una regla no escrita - de visitar a nuestras Madres clarisas (también en navidad), para compartir un buen rato en su compañía. Hemos de decir, que es tan bueno el trato que allí recibimos por parte de las Madres Clarisas, que nos encontramos como en nuestra Casa.
La Hermandad ha aprovechado para hacer entrega de unos donativos, pues bien sabéis que necesitan de nuestra ayuda para poder afrontar obras en su convento.



Ellas, siempre tan atentas y agradecidas a "sus cofrades", nos habían preparado exquisitos dulces de navidad, mantecados y polvorones junto a un licor de café, que nos ayudó bastante a aclarar nuestras gargantas.



No podían faltar unas palabras que acompañadas de un brindis, pusieran de manifiesto los buenos deseos que tenemos para el 2008 ... "Que el Señor nos siga permitiendo compartir muchos ratos como estos por muchos años más ..."


Después de los brindis, vinieron los villancicos, y las anécdotas que las Madres nos cuentan, y es que sus pericias en la cocina con los dulces dan para mucho ... porque entre ensayos de villancicos y amasar magdalenas ... pues ya se sabe, "manos divinas inspiradas por el Santísimo", han preparado una letras por villancicos, con las que nos han contado sus anécdotas ... "Mira tu que gracia, mira tu que gracia ... que con todos los dulces arreglan la tapia" ...
Ellas no solo tienen buenas manos con la artesanía monacal, sino que tienen muy buenas voces, con las que nos han deleitado de villancicos tradicionales.


Después hemos pasado a la Iglesia para celebrar la Misa, que ha oficiado el Padre Serafín en compañía de los Archicofrades de María Auxiliadora de la Alhambra. Una sencilla monición de entrada abría la celebración de la Eucaristía:
El Niño Dios ha vuelto a nacer entre nosotros, y felices por este acontecimiento nos acercamos a la mesa del Señor y a los pies del Milagroso Simulacro de Jesús de las Tres Caídas.

Nuestro afectuoso saludo, el de la Hermandad de Jesús de las Tres Caídas y Nuestra Señora del Rosario en Sus Misterios Dolorosos, vaya en especial esta tarde a todos los que hoy nos reunimos, Madres Clarisas que nos abrís vuestra Casa, y Archicofrades de María Auxiliadora de la Alhambra que contagiáis el espíritu navideño a través de vuestras voces.
La primera lectura de hoy nos habla del papel de la Familia como un ente sagrado, donde Cristo nos pide el respeto para nuestros padres. Hoy, como hermanos de una gran familia, venimos a honrar a Nuestros Sagrados Titulares haciendo extensible este sentimiento a todos los seres que nos rodean.

Es esta la última misa de Hermandad en este año que se acaba, y en ella queremos volver a invocar la presencia permanente en nuestros corazones del Espíritu Santo, en la esperanza de seguir sintiéndonos hijos del Niño que nació en Belén y se convirtió en el Cristo de Nuestra Hermandad.





Una vez acabada la misa, hemos venerado la Imagen del Niño Dios besando su pie.




Como una gran familia, nos despedíamos de nuestras Madres Clarisas con unos villancicos con puro sabor Archicofrade ...







Nuestro más sincero agradecimiento al Coro de María Auxiliadora de la Alhambra por acompañarnos en esta noche.
Un abrazo a todos, y ya sabéis "Abre la puerta a María"