domingo, 1 de marzo de 2009

CAPEA EN SAN MARTIN 2009

Ayer, 28 de febrero, sábado tuvo lugar la Comida Campera “Capea” organizada por Nuestra Hermandad en la Finca de San Martin, propiedad del Rociero Antonio Sánchez Ramírez "El Compadre", en Moraleda de Zafayona.

Desde Granada, a partir de las 10.30 horas, dando dos viajes partió un autobús cargado de amigos, familiares y cofrades para celebrar dicha jornada. A parte de numerosos hermanos que acudieron en sus respectivos coches.

El tiempo, aunque no acompaño, nos respeto en la medida de lo posible. Solo algunas tímidas gotas de agua quisieron hacer acto de presencia a lo largo del día, aunque estas no fueron impedimento, ni redimieron los ánimos de los allí presentes.


Como plan alternativo para poder resguardarnos de la posible lluvia se acondicionó como comedor la “nave-museo” del Compadre y además se instalaron unos plásticos en el exterior.

Mientras tanto, en la cocina se empezaba a preparar la comida: se cortaba la carne, se limpiaban las gambas y mejillones para la esperada paella, se cortaba el pan, el queso, se preparaban la morcilla y el chorizo para la barbacoa…







Al mismo tiempo se colocaban y empezaban a calentar la paellera y la plancha.

“Con las manos en la masa” se encontraban María Luisa y Paqui Cejudo junto a Paquita Ruíz cocinando la sabrosa paella, muchos años de experiencia que al degustar la riquísima paella pudimos comprobar.


Cuando empezaron a llegar los invitados la barra comenzó a funcionar, allí un grupo de hermanos comenzaron a repartir fresquita cerveza y refrescos, todo ello acompañado de música flamenca y torera.

A media mañana, mientras se ultimaban los quehaceres culinarios se llevo a cabo el primer pase de la vaquilla. En la Real Maestranza de San Miguel se aglutino multitud de gente abarrotando la plaza.

Nuestro hermano Jesús Fernández “Yiyo” nos deleito con su arte torero junto a su capote y su muleta. También supo invitar a los hermanos que se encontraban en el burladero a que se pusieran frente a la vaquilla (que este año superaba en tamaño, a la anterior) aconsejándoles como dar buenos muletazos… Se vivieron momentos muy divertidos en los que los atrevidos que salieron al ruedo nos demostraron su templanza y saber hacer.





Como muestra de agradecimiento, en el mismo ruedo, se le ofreció al Compadre como recuerdo un cuadro con la foto del paso de Misterio de Nuestro Señor de las Tres Caídas.


Una vez acabado el primer pase comenzamos a comer, desde la plancha nos llegaba la exquisita morcilla, chorizo y la panceta de cerdo. Posteriormente la paella empezaba a ser repartida a todos los asistentes.

Todos pudimos disfrutar de una buena comida gracias a la calidad y el arte que hay en la cocina de nuestra Hermandad.



Después tuvimos el postre, flanes de vainilla, que triunfaron entre los asistentes y tras ellos el segundo pase de la vaquilla, volviendo todo el mundo a congregarse junto a la plaza para disfrutar más momentos taurinos.

Y así poco a poco entre risas, cantes y bailes fue pasando el día y entro la noche.



Fue una jornada que ya quedara para el recuerdo y aunque el tiempo no nos proporciono su mejor cara, encontramos la calidez, que el sol no pudo ofrecernos, en la convivencia que entre todos los hermanos allí presentes gozamos.

Muchísimas gracias a todos los que pusisteis vuestro granito de arena para que todo estuviese a punto.